Con los regalos de Navidad llegan las calorías. Hay quienes piensan que no hay dieta que valga, nos devoramos todo y nos relajamos pensando que en enero resolvemos. Pero para vivir unas fiestas y un año entero sin remordimientos, estos tips que mantengo en mi vida diaria, te ayudarán disfrutar, comer y beber, sin sentirte un gran pecador.

Los días especiales son cinco: Nochebuena, Navidad, Nochevieja, Año Nuevo y para los que lo celebramos, el día de Reyes. A eso le sumas 3-4 días más de fiestas del trabajo y amigos y ya. No empieces a comer y beber desde esta semana. Pórtate bien el resto de los días para que mantengas un balance.

Siempre piensa en tener porciones frescas y sanas en la mesa. Si eres el anfitrión, en adición al pavo, el cerdo, los tamales o los pasteles, ten recetas de ensaladas y vegetales que sean bien sabrosas y llenen el plato. Evita los snacks de bolsa, las ensaladas que vienen preparadas, controla la sal y trata de preparar, hasta el aderezo de la ensalada. Si te toca llevar algo a otra casa, ofrece tú ese plato más balanceado.

Ojo con las porciones. Cena algo antes de la fiesta para que no se te vaya la mano con los aperitivos y no quieras pasar por el buffet tres veces. Y cuando te sientas lleno, para, no sigas para que luego no termines rodando y sufriendo.

Controla o ignora los postres. Si en la mesa hay 5 opciones, selecciona uno y que tenga una porción moderada. Las azúcares son las más traicioneras los 365 días del año.

Si tomas un traguito, también controla el número de copas y lo que contiene. Mejor toma vino, antes de tragos con mucha azúcar y jugos procesados con colorantes. Y trata de mantenerte lejos del coquito, el rompope, el eggnog y sus primos hermanos. Si lo tomas, que sea una copa pequeña de aperitivo o cordial, pero por favor: no lo bebas la noche entera.

Toma mucha agua, antes, durante y después. Será como un calmante para la ansiedad que te lleva a comer y beber en exceso. Mientras, mantendrás tu sistema en cleanning mode y bien hidratado.

Manténte activo, no te sientes toda la noche, date una bailadita, sirve a otros y no dejes en el olvido el hacer ejercicio en tu tiempo libre.

El mejor regalo que te puedes hacer, es seguir esta receta todo el año. ¡Si se puede!

¡Come rico y pásala sabroso! ¡Felices Fiestas!

*La opinión de los columnistas no coincide necesariamente con la de Ismael Cala.