Este año es tu oportunidad de entrar en una nueva conciencia, evolucionar y manifestar con determinación las resoluciones que vienen desde tu interior.

En este nuevo año decídete a realizar ese salto cuántico que tanto mereces. Arriésgate y permite que tu verdadero yo te guíe y se exprese manifestando en ti nuevas habilidades, sabiduría y fuerza de voluntad.

Deja que en esta nueva etapa vaya delante tu guía interior. El verdadero Maestro. Esa guía luminosa que sabe lo que te conviene, conoce el camino del verdadero triunfo, la felicidad y la abundancia para ti. Decídete a expandir tu mente y permite a tu guía interior llenarte de valor para dejar atrás la pequeñez, los miedos, los prejuicios y así poder vivir nuevas facetas de tu divina grandeza.

Toma un momento para agradecer las enseñanzas vividas que el pasado año te dejó. Siente la gratitud en tu corazón y aquello que te disgustó perdónalo con amor. Deja finalmente ir el año que ya pasó y dale conscientemente la bienvenida a este, abriéndote a las bendiciones que te mereces reclamar.

Retoma las riendas de tu vida y aprovecha estos meses de inicio del año, en el que la conciencia colectiva se identifica con el cambio, para sentar los propósitos que anhelas de corazón manifestar. Esta época es una perfecta oportunidad para identificar tus resoluciones y comprometerte con ellas.

Tú diriges tu vida. Hacer una renovación siempre está en tus manos.

El primer paso está en sentar claramente la intención de evolucionar en la manera que anhelas y declarar ante ti mismo que estás dispuesto a dar los pasos para lograrlo. Una vez esto está hecho, invita humildemente a la Guía de tu Maestro interior para que te enseñe el camino hacia esta manifestación.

Este año te brinda la oportunidad de vivir la vida más viva, desde una perspectiva consciente, amorosa y alegre. Si te comprometes contigo podrás fluir en un fabuloso proceso creativo en el que co-crearás junto con tu verdadero ser la obra más fascinante que puedas experimentar: tu propia vida.

Es momento de diseñar y manifestar un futuro hermoso, lleno de gracia, viviendo realmente en el presente.

¡Tu ser interno tiene dispuestas maravillosas bendiciones que solo tú puedes recibir! Este año haz todo lo que sea necesario por encontrar tu verdadera esencia, por ser feliz y por realizar tu propósito de vida, pues te lo mereces.

¡Que este año tus talentos se extiendan, tu abundancia se dé en sorprendentes formas y te conviertas en un verdadero obrador de milagros! Este es mi mayor deseo para ti. ¡Año nuevo, vida nueva!

* La opinión de los columnistas invitados no coincide necesariamente con la de Ismael Cala.