¿Te has preguntado por qué cuando viajamos muchos hoteles y resorts ofrecen la posibilidad a sus huéspedes de tener un maravilloso servicio de spa? Y es que hoy en día, el spa se ha vuelto el lugar preferido de muchos de nosotros, porque incluso los hombres deciden escaparse a es ese lugar mágico en donde abundan los faciales, los masajes corporales y un sinfín de tratamientos de belleza.

Si pasar un rato diferente es uno de tus objetivos, no puedes perderte de los beneficios de un buen día de spa:

  1. Ideal para consentirte: es el lugar indicado para dedicarle tiempo a nuestra salud exterior e interior y, cuando lucimos mejor, nuestro ánimo y autoestima mejoran muchísimo. Muchos de los tratamientos que ofrecen los spa ayudan a eliminar las toxinas y las células muertas proporcionándonos una piel más sana y bonita.
  2. Perfecto para descansar: muchas veces estamos cansados de nuestra rutina diaria y una buena idea para romper con esto es acudir al spa y relajarnos, recibir un masaje corporal, dejarte consentir y prepararte para volver a la rutina.
  3. Excelente para mejorar nuestro autoestima: en ocasiones olvidamos que sentirnos bellas es tan importante como sentirnos sanos, y debemos dedicarle tiempo a cultivar y mantener una buena apariencia. Cuando acudimos a un spa nos sentimos renovados. Si te gusta estar acompañado, ir con un(a) amigo(a) también te hará pasar un buen rato pues podrán compartir juntos esta relajante experiencia.
  4. Magnifico para meditar: si tenemos alguna preocupación o problema, acudir a un spa puede relajar nuestra mente y aclarar nuestros pensamientos. Además, muchos de estos lugares ofrecen clases guiadas de yoga, tai-chi- entre otras, que utilizan técnicas de respiración profunda y lenta, lo que nos beneficia encuerpo y mente. No solo aumenta el nivel del oxígeno en nuestro cuerpo sino que además nos relaja y disminuye la ansiedad. Te ayudarán a alcanzar el equilibrio entre tu cuerpo y tu mente.
  5. Mejora tu salud física: gracias a los diversos tratamientos naturales que ofrece unspa, lograrás una adecuada relajación muscular, por lo que es una buena opción para quienes presentan alguna dolencia de este tipo como las contracturas, provocadas por una mala postura prolongada, un movimiento brusco o incluso el estrés. También son beneficiosos para problemas óseos, especialmente para la artritis, que aunque no la eliminan, sí contribuye a disminuir los dolores ocasionados por la enfermedad.

Los masajes relajantes promueven el aumento de la circulación sanguínea en todo el cuerpo y, como consecuencia, se produce un aumento del aporte de oxígeno en los tejidos y los órganos beneficiando nuestra salud en general.

Sin duda, darte tiempo para relajarte, desestresarte y mejorar tu calidad de vida, es básico para tener buena salud física, mental y espiritual. Hay diversas formas de lograrlo: caminar, hacer ejercicio, practicar yoga, leer, nadar o ir a un spa.

GQI-SamarYorde

 

* Cortesía de Samar Yorde La opinión de los columnistas no coincide necesariamente con la de Ismael Cala.