Cada día todos desarrollamos decenas de hábitos que hemos establecido. Sin embargo, no todos son positivos. Su conocimiento puede favorecer la productividad al ser capaces de eliminar los negativos.

La Universidad de Minnesota ha explicado a partir de un estudio que las personas con un alto nivel de autocontrol son más felices. La revista Forbes plantea cómo potenciar este estado de bienestar, por ejemplo, dejando de usar los dispositivos electrónicos desde la cama antes de dormir, ya que la luz de los celulares o las computadoras detiene la producción de melatonina, la que garantiza la calidad del sueño. También evitar la repetición del despertador matutino, para no romper los ciclos del sueño. En el trabajo, la Universidad de Stanford asegura que la multitarea es, contrario a lo que podríamos pensar, poco productiva.

Recuerda que la eficiencia y la productividad son elementos primordiales para el desarrollo personal y profesional.