Nuestras vidas transcurren diariamente en un constante ir y venir, donde sueños y realidades se entrelazan con esperanzas y frustraciones. Esto hace de la vida un campo fértil, un terreno lleno de enseñanzas que debemos aprovechar para innovar, crear y fortalecer el espíritu y la mente.

Aunque esto es lo ideal, lo cierto es que somos seres cuyos estados de ánimo varían según nuestros días buenos y malos o nuestras buenas y malas experiencias. Dejamos marcar los días por esa sensación de felicidad o tristeza, que nos mantiene en constantes altibajos emocionales hasta desgastarnos. La clave para superarlos es el equilibrio, habilidad que nos ayudará a alcanzar una vida más feliz, positiva, saludable y plena.

El equilibrio es ese punto exacto donde espíritu, cuerpo y mente se interconectan armoniosamente para crear un balance perfecto entre placeres y responsabilidades, pasión y razón, trabajo y diversión. En fin, es el punto exacto donde nos convertimos en una especie de barco que flota sin hundirse, pues su fuerza interna es tal que no se deja afectar por tormentas pasajeras. Simplemente flotamos, nos deslizamos por la vida sintiendo el día a día y viviendo en un estado de armonía sobre lo que somos, lo que sentimos y lo que tenemos, sin dejarnos afectar por las situaciones negativas a nuestro alrededor.

En la vida, el equilibrio es una de las habilidades que requiere más práctica, tiempo, paciencia y dedicación. Aquí hay algunos life hacks que te ayudarán a lograrlo:

-Medita. Todo en la vida parte de nosotros. Cuando nos conocemos y sabemos cuáles son nuestros defectos y virtudes, nuestras debilidades y fortalezas, y empezamos a trabajar en ellos, nos empezamos a aceptar y amar tal como somos, sin quejas ni arrepentimientos de lo que pudo ser y no es.

-Haz ejercicio. Un espíritu fuerte se manifiesta a través de un cuerpo sano. El ejercicio es la forma perfecta para demostrarnos diariamente que podemos ir más allá y sobrepasar dificultades. En este proceso de autoconocimiento cada quien decide cuál es el mejor ejercicio.

-Dedica una hora a compartir con tu familia. Nada mejor que estar cerca de aquellos que han estado contigo en momentos de tristeza y felicidad, quienes te han visto crecer, triunfar y fracasar, y aún así te aceptan tal y como eres.

-Encuéntrate con tus amigos y amigas al menos una vez por semana. Diviértete y disfruta de la vida, planea alguna actividad semanal en grupo. ¡Utiliza la imaginación!

-Resuelve todos aquellos conflictos o situaciones que te mantienen atado al pasado. Muchas veces nos vemos atascados por situaciones o experiencias pasadas. Es hora de hablarlas, aceptarlas, perdonarlas y dejarlas ir, para así superarlas y disfrutar de la vida, con sus bendiciones y dificultades.

* Este artículo se publica por cortesía de @estefylifehacks. La opinión de los columnistas no coincide necesariamente con la de Ismael Cala.