La cercanía del año nuevo pocas veces nos deja indiferentes. Hay una mezcla de alegría, melancolía y estrés en el aire. Para muchos, es una época cansadora, de alta demanda tanto laboral como familiar que con frecuencia deriva en peleas, enojos y malos ratos. Hoy te propongo que mires desde otro ángulo dos situaciones típicas de este momento para que puedas relajarte y aprovecharlas al máximo.

 Reemplazar el frenesí de compras por ayuda de alto impacto

En lugar de estresarte por el caos típico de lidiar con las tiendas en esta época, el costo de los regalos que terminas pagando en cuotas por largos meses, ¿qué tal si gastas menos y donas parte del presupuesto a las organizaciones sin fines de lucro (ONGs) que tanto hacen por mejorar las condiciones de personas que realmente necesitan ayuda? Después de todo, si te pones a pensar, ¿qué te regalaron el año pasado? Probablemente ni te acuerdes, ¿verdad? Ese es un buen indicador de que estos regalos (en los que tanto tiempo y dinero invertimos), no tienen un impacto duradero.

Aquí van algunas ONGs que trabajan en Latinoamérica pero en tu país hay numerosas organizaciones locales con las que puedes contribuir.

Panamerican Development Fund

The Resource Foundation

WeConnect International

Otra opción es que acuerdes con la familia que en lugar de hacerse regalos, colaborarán juntos en algún proyecto voluntario. Por ejemplo construyendo viviendas para los más necesitados con la organización llamada Techo. O servir comida en una iglesia.

Ver la demanda de compromisos sociales como oportunidad de networking

En lugar de estresarte por las múltiples fiestas y reuniones a las que te invitan, ¿por qué no usarlas como una plataforma ideal para expandir tus redes de contacto? Y quién te dice, ¡quizá hasta conseguir una mejor oportunidad para el año entrante!

A pesar de que en Latinoamérica no se acostumbra a hacer networking en las reuniones sociales, son una ocasión perfecta ya que ofrecen un componente de confianza intrínseco, dado por el hecho de que ambas partes conocen al anfitrión.

Estos son los lineamientos para hacer networking de manera efectiva sin ofender a nadie.

  • Acércate a la gente con calidez.
  • Inicia conversaciones genéricas sobre la fiesta, las vacaciones que se acercan, a quiénes conocen en común, etc. (Nada de trabajo).
  • Establece una conexión real con la persona.
  • Averigua sobre sus intereses y de a poco sobre su ocupación.
  • Explora acerca de sus metas laborales y piensa de qué manera la podrías ayudar.
  • Conviértete en un cuenta-cuentos. Es decir, relata algunas historias breves que reflejen quién eres, qué haces, qué te interesa.
  • Intercambien información para mantenerse en contacto.

Ojo, en situaciones sociales como éstas es mejor no pedir trabajo (si ésta es tu situación) aunque estés desesperado. A nadie le gusta sentir que lo están presionando y mucho menos en esta época festiva. Si has hecho buena conexión, ya habrá tiempo de hablar de eso en un encuentro posterior.

Sin duda, este es un buen momento para practicar este cambio del lente que usas para mirar lo que ocurre y cómo te sientes. Empieza con estos dos ejemplos que hoy comparto contigo y verás que pronto se te convierte en una saludable práctica cotidiana y te permite vivir más feliz.

Te invito a que empieces el 2017 celebrando los martes de zapatos rojos #RedShoeTuesday, el día en que llevamos zapatos y corbatas rojas al trabajo para demostrar el apoyo al crecimiento profesional de la mujer. Porque cuanto más diversidad de género hay en puestos jerárquicos, mejor les va a las organizaciones y a la sociedad.

Aquí te dejo un video de nuestra campaña. ¡Feliz 2017 para todos!

* Cortesía de Mariela Dabbah. La opinión de los columnistas no coincide necesariamente con la de Ismael Cala.