“¿Qué es peor? ¿Capacitar a tu equipo de trabajo y luego perderlos, o no capacitarlos y quedarse con ellos?”

Hace algún tiempo, en una conferencia en la cual hablaba respecto a la importancia de la capacitación de nuestro equipo de trabajo, un empresario levantó la mano y me dijo: 

“Nuestro gran problema, en especial en mi empresa que es no grande, es que nos cuesta mucho capacitar a nuestro equipo ya que no solo debemos capacitarlos a todos sino que luego ‘crecen’ y se nos van a otra empresa”.

Obviamente interpreté el sentimiento de lo que me estaban planteando. Y respondí con la primera frase de esta nota. Realmente considero que una empresa, por mas pequeña que sea, debe hacer el esfuerzo de capacitar a su gente, no se si a todos por igual por cuestiones de recursos – no podemos pretender que todos sean MBA o PhD en nuestra empresa, en especial si es pequeña pero capacitar a nuestra mejor gente ¡incluyéndonos!

Debemos hacer ese esfuerzo y buscar por todos los medios el máximo de rendimiento de nuestro equipo y sobretodo que profesionalmente puedan “vivir” sin nosotros porque justamente crecieron! Como líderes ser los canalizadores de los sueños de nuestra gente!

Saber que:

  • La distancia entre el líder de un equipo y el resto es una constante. Mientras mas elevado es el líder mas eleva al resto. Cómo se logra que un líder se eleve? Entre otras cosas capacitándonos.
  • Si somos líderes y estamos “corriendo” mucho mas adelante y las personas de nuestro equipo no pueden alcanzarnos… no tendremos éxito. Ergo: es fundamental formar a nuestra gente para que nos sigan.
  • Las únicas personas que se esforzarán por progresar de la misma forma que el líder lo hace, y se moverán tan rápido como él, probablemente serán otros líderes… que se detectan por su trabajo diario y se potencian mediante la capacitación.
  • Si nuestro equipo se eleva, mas obligado está el líder en mantener esa constante y por lo tanto debe obligatoriamente capacitarse ya que su equipo lo empuja hacia arriba, caso contrario, como le pasara al empresario del ejemplo… “crecen” y se van…

La capacitación genera conocimiento y el conocimiento genera valor agregado. Por lo tanto nuestro “equipo del conocimiento” es un activo.

Como líderes, debemos crear, atraer y conservar esos activos que justamente son generados a través de la formación.

Y para que no nos pase lo que al empresario del ejemplo, y nuestra gente “se vaya” de nuestro equipo, el líder debe saber que lo que motiva por sobre todo a cada integrante de un equipo capacitado es el desafío de poner en práctica sus “medios de producción”, esto es: su conocimiento… justamente generado a través de la posibilidad que le dimos.

En definitiva, capacitar y formar a nuestro equipo, hacer efectivas sus fortalezas e irrelevantes sus debilidades es lo que nos hará crecer como líderes.

* La opinión de los columnistas no coincide necesariamente con la de Ismael Cala.