Soñar, nadar, llegar…

¿Sería capaz de una hazaña como la que ha protagonizado la nadadora Diana Nyad? Difícilmente, porque la natación no es mi especialidad, ni está en mi lista de sueños. Sin embargo, su experiencia revela hasta dónde podemos llegar los seres humanos cuando perseveramos en nuestras ideas.   Diana Nyad no consiguió la meta en varios intentos previos entre las costas de Cuba y F.....

Ver más

¡Insignificantes, nunca!

Somos más felices en la medida que mejor cumplimos la misión que Dios nos ha asignado para la vida. Él nos otorgó el privilegio de ser seres inteligentes y, a la vez, de nacer provistos de todas las cualidades físicas necesarias para sacarle provecho a esa inteligencia. ¡No hacerlo es dejar a la vida huérfana de sentido!   El cumplir o no con nuestros propósi.....

Ver más

El peligro de juzgar desde la ignorancia

En mi largo camino espiritual, he aprendido a no juzgar. Y cuando las circunstancias me han obligado a hacerlo, he intentado actuar en conciencia, en profundidad. Hoy entiendo las dificultades para lograrlo. Me ha costado años no señalar con el dedo ante el primer indicio, frente a lo que se comenta o lo que parece ser. Siempre he admitido que me gustan l.....

Ver más

En paz con nosotros mismos

Nada nos proporciona más confort espiritual que estar en paz con nosotros mismos. Eso solo se logra cuando tenemos la convicción de que hemos actuado de la manera y en el momento correctos, guiados por decisiones personales y conscientes de que la solución a los problemas propios depende de nosotros mismos, de nadie más. La paz interior es un privilegio sublime y ton.....

Ver más