Los neandertales son la especie humana que vivió durante el pleistoceno medio e integrada culturalmente en el paleolítico medio.

Un estudio de la escuela de Medicina de la Universidad de Washington asegura que el AND neandertal aún tiene influencia en el proceso de activación o desactivación de nuestros genes.

Hasta ahora, el conocimiento científico desconocía la huella genética que seguía en los humanos modernos. La nueva investigación demuestra que, probablemente, mantengamos ciertos rasgos particulares como la altura. Incluso el desarrollo de determinadas enfermedades como lupus o esquizofrenia.

Uno de los coautores del estudio, Joshua Akey, asegura que «incluso 50.000 años después del último cruce entre humanos y neandertales, podemos ver impactos medibles en la expresión de los genes. Esos cambios contribuyen a la variación fenotípica de los humanos y la susceptibilidad a las enfermedades».

La ampliación de los conocimientos favorece la comprensión de nuestro propio cuerpo y mente. ¡No dejemos nunca de aprender!