Es difícil imaginar que la misma rutina de entrenamiento que te ha ayudado a deshacerte de esas libras de más durante semanas, de repente, ha dejado de funcionar. Y aunque sigues haciendo tu rutina con el mismo entusiasmo y dedicación que la primera vez, es como si los ejercicios hubiesen perdido su poder para adelgazarte de la noche a la mañana.

Si te encuentras en esta situación, quiero que sepas que no estás sola. Este es un fenómeno completamente normal y se le conoce como un período de estancamiento. ¿Cuál es la razón del estancamiento?

Durante las primeras semanas de tu rutina de entrenamiento, notarás como te vas quitando libras de encima rápidamente. Esto se debe a que cuando comenzamos a entrenar, también comenzamos a prestar atención a las calorías que consumimos y reducimos nuestra ingesta calórica diaria. Por lo tanto, nuestro cuerpo quema glucógeno almacenado para obtener energía.

Un dato importante sobre el glucógeno es que cada gramo de glucógeno contiene 3 gramos de agua. Cuando nuestro cuerpo quema el glucógeno para obtener energía, éste libera el agua que contiene. Esto resulta en una pérdida de peso significativa, proveniente en su mayor parte de peso líquido.

Después de algunas semanas, tu metabolismo disminuye. Esto significa que quemas menos cantidad de calorías mientras que haces el mismo ejercicio. Este estancamiento puede llegar a durar entre 2 y 3 semanas.

La buena noticia es puedes seguir estos consejos para acelerar tu metabolismo y ponerlo a trabajar a toda marcha de nuevo:

  1. Varía tus entrenamientos: si haces siempre los mismos ejercicios, lo más seguro es que te estanques aún más rápido que cualquier otra persona que practique diferentes rutinas de ejercicios todos los días. Variar un poco los ejercicios cuando entrenas un grupo muscular en específico, o cambiar la velocidad, la intensidad o resistencia mantendrá a tu cuerpo activo y alerta.
  2. Una comida premio por semana: uno de los beneficios de la comida premio es que aumenta la oxidación de grasa. Esto puede ser un efecto psicológico. Una comida premio para recompensar tus esfuerzos te puede ayudar a mantener tu régimen. Te mantiene contenta y motivada para seguir trabajando duro para lograr tus objetivos. Fisiológicamente, una comida premio puede acelerar tu tasa metabólica.
  3. Anota cada comida y bebida que ingieras: llevar un diario alimenticio de alimentos te ayudará a saber cuántas calorías estas consumiendo y de esa manera ayudarte a perder más peso.
  4. Evita el sodio, bebe agua y come fibra: reduce tu consumo de sal (sodio), ya que provoca la retención de líquido y esto hace que aumentes de peso. Aumentar tu consumo de agua te ayudará a eliminar el exceso de sodio y a perder peso. Comer más fibra también te ayudará a adelgazar, porque mientras más alimentos ricos en fibra consumas, más peso perderás a través de la digestión.
  5. Entrena con pesas: crear más masa muscular hará que más alto sea tu TMB (Tasa metabólica basal), lo que te acelerará tu metabolismo y te ayudará a quemar más grasa.

*La opinión de los columnistas no coincide necesariamente con la de Ismael Cala.