Te interesa llevar tu relación a niveles extraordinarios de intimidad, gozo, estabilidad y armonía en el 2017? Si la respuesta es positiva, te invito a que lean juntos el CREDO que aquí comparto y reflexionen sobre cada una de sus premisas.

Una pareja ejemplar conformada por Michael J. Russer, sobreviviente de cáncer, y Jacqueline V. Lopez, ambos autores y conferencistas, escribió un manifiesto -como fruto de su armonioso matrimonio- con su manera de ver y entender el secreto de la profundidad y duración de su relación amorosa. Ellos me inspiraron a escribir este CREDO que espero muchas parejas declaren en voz alta  para fortalecer su unión y empezar con el pie derecho el nuevo año:

Creemos que como esposos tenemos la habilidad de alcanzar niveles superiores de intimidad sexual, emocional y espiritual, los que se vuelven extraordinarios con el tiempo.

Creemos que el crecimiento individual es consustancial al crecimiento de la relación.

Creemos que si en nuestro matrimonio vivimos tal intimidad extraordinaria, nuestros hijos aprenderán el camino de la auténtica y genuina conexión humana. Y con su contribución -y la de nuestros nietos- promoveremos un poderoso cambio en la dinámica de las relaciones amorosas que contribuya a su vez a cambiar el mundo.

Creemos que una profunda conexión espiritual en el matrimonio es la piedra angular de todos los otros tipos de intimidad.

Creemos que un estado activo de Presencia Incondicional en la vida del otro es la más poderosa y rápida vía para alcanzar la intimidad plena.

Creemos que la generosidad en la entrega al otro es fuente de un ciclo de bendiciones ilimitadas.

Creemos que nuestros corazones, y no nuestros egos, son la esencia de quienes somos y que de su apertura al otro depende, en gran parte, nuestra intimidad emocional plena.

Creemos que nuestros corazones no pueden ser heridos ni rotos ni sentir celos ni buscar controlar al otro, sino que más bien anhelan dar y recibir amor incondicionalmente.

Creemos que la vulnerabilidad, la voluntad de abrir el corazón al otro, no es una debilidad sino mas bien una fortaleza, porque es la puerta de entrada a la intimidad plena.

Creemos que la autenticidad, la voluntad de mostrarse sin caretas y de comunicar lo que se siente y necesita sin reservas, es la clave de la confianza mutua.

Creemos que la apertura emocional, -definida como la voluntad de remover las corazas impuestas por el egocentrismo y la obsesión por protegerse del sufrimiento-, es la clave de una conexión más profunda para la que fuimos creados por Dios.

Creemos que basar nuestra relación de pareja en nuestra relación con Dios, presentándonos ante El como unidad, garantiza la armonía, estabilidad y duración de nuestro matrimonio.

Por esto, nos comprometemos de ahora en adelante, a vivir y divulgar estas intenciones y declaraciones de manera tal que algún día tengamos un mundo en el cual este tipo de intimidad extraordinaria sea considerada la norma, para bien de los esposos, de sus hijos, de la institución familiar y la sociedad toda.

* Cortesía de Cecilia Alegría, La Doctora Amor. La opinión de los columnistas no coincide necesariamente con la de Ismael Cala.