Por JOSÉ FERNÁNDEZ

Cuidar nuestro intestino es importante para que las células puedan realizar sus funciones a partir de los nutrientes que obtenemos de los alimentos. El proceso se produce principalmente en las paredes del intestino delgado, donde se absorbe la mayor parte del agua, azúcares, minerales y vitaminas, así como también se digieren las proteínas, grasas y carbohidratos.

Para mantener en buen estado la salud de nuestro intestino, es necesario llevar a cabo una alimentación variada y balanceada, en la que no falten ciertos alimentos esenciales:

-Hortalizas y frutas frescas (pimientos, boniato/batata, papaya, espinacas, acelgas): Estos alimentos son muy buena fuente de vitaminas, como el beta-caroteno (vitamina A), y de vitamina C, lo cual contribuye a mantener en buen estado las mucosas, además de ejercer un poder antioxidante. Al haber carencia de estos nutrientes, hay riesgo de que la mucosa intestinal se vuelva más sensible y se irrite con facilidad.

-Frutos secos y aceites vegetales (almendras, nueces, maní, aceite de oliva, de coco, aguacate): Son alimentos ricos en vitamina E, omega 3 y omega 6 (grasas buenas), que, además de sus poderes antioxidantes, protegen las membranas celulares no solo de los intestinos, si no del resto del organismo.

-Cereales integrales y legumbres (avena, garbanzos, arroz integral, lentejas, amaranto): La fibra dietética que se encuentra en estos alimentos favorece el equilibrio de la flora intestinal, evitando el estreñimiento e inflamación. Nos da saciedad por más tiempo, además de ayudar a regular el nivel de glucosa y colesterol en sangre.

@EntrenadorJose

* Cortesía del entrenador José Fernández. La opinión de los columnistas no coincide necesariamente con la de Ismael Cala.