Por JOSÉ FERNÁNDEZ

Cuando nuestro organismo está padeciendo la falta de ciertas vitaminas indispensables para su correcto funcionamiento, comienza a enviarnos señales mediante ciertos síntomas para ponernos en acción. Entre esos síntomas se encuentran:

-Grietas en la comisura de los labios y hormigueo y adormecimiento en las manos o los pies: Cuando esto se presenta con frecuencia, es posible que nuestro organismo tenga un déficit de vitaminas del grupo B. Carnes magras, pescado, acelgas, huevos, legumbres, espárragos y remolacha son alimentos que deben consumirse para cubrir el aporte de esta vitamina. Si además, sientes exceso de cansancio y palidez, es muy posible que la deficiencia más fuerte sea de hierro, por lo que debes consumir alimentos altos en vitamina C (pimientos, tomate, kiwi, brócoli…), ya que la C es necesaria para la correcta absorción del hierro.

-Caída abundante de cabello: Es muy posible que la vitamina que está faltando en el organismo sea la B8 o biotina. Recuerda que el organismo puede almacenar algunas cantidades de vitaminas liposolubles (A, D, E y la K), pero para las vitaminas hidrosolubles (como es el caso de la biotina) se debe realizar un aporte todos los días. El salmón, aguacate, champiñones, coliflor, nueces, almendras, entre otros, son alimentos perfectos para este caso.

-Calambres en las piernas y los pies: Estos síntomas son muy frecuentes en las personas que tienen grandes deficiencias de calcio y potasio. Si haces ejercicios con cierta frecuencia o en exceso (que no deberías), es posible que se deba a efectos de la excesiva sudoración. Esta produce un desequilibrio electrolítico. Los alimentos que se recomiendan para este tipo de síntomas son plátanos, aguacate, almendras, maní, todos los frutos secos, arándanos, manzanas y verduras de hojas verdes.

@EntrenadorJose

* Cortesía del entrenador José Fernández. La opinión de los columnistas no coincide necesariamente con la de Ismael Cala.