Te escribo en esta oportunidad desde los cielos y no soy un angel sino un viajero frecuente. A bordo de este vuelo de Copa Airlines desde la Ciudad de Panamá a Miami las ideas se agolpan para reseñarte brevemente mi viaje a la comarca indigena de Guna Yala, antes conocida como Kuna Yala y San Blas, un archipiélago de mas de 365 islas e islotes.

Este año decidí que cada oportunidad de viaje, incluso aunque sea de vacaciones, que no fue este el caso, debería tener un sentido, un propósito de aprendizaje, convivencia y exploración sociológica. Así, de esta manera y gracias a Cable and Wireless Panama hace dos años participé por primera vez en la Gran Final Nacional del concurso de Oratoria Juvenil que esta empresa organiza con el patrocinio y apoyo de instituciones del gobierno como el ministerio de educació.n, y el sector privado. Es realmente un gran evento y un suceso nacional porque las cadenas de radio y televisión se encadenan, justamente para transmitirlo en simultáneo. En 2011 fuí presidente del jurado calificador, donde expertos en la lengua, oratoria, escritores y hasta un expresidente, donaban su tiempo para compartir con los jóvenes panameños. El certamen me llenó de orgullo y emoción por sentirme útil ante tantos estudiantes.

Afortunadamente ahora soy parte de la familia, regresé para presentarlo con Patricia de León el año pasado y este año volveré en noviembre a presentar con otra gran amiga y panamena ilustre que aun no menciono porque no sé si ya esta anunciada y confirmada oficialmente.

En 2011, el ganador fue Santiago Gallardo, acreedor del gran premio, una beca para estudiar medicina en Cuba e infinidad de premios más, entre ellos uno muy especial para su escuela, un aula dotada de aire acondicionado, computadores y otras facilidades en Narganá, comunidad de la comarca indigena de Guna Yala. Santiago, lucía tímido, introvertido y de pocas palabras, su español es segunda lengua, porque ellos hablan y viven en Kuna, su lengua madre. Sin embargo, Santiago fue ante los ojos de los 5 jurados la revelación del concurso con su retórica pausada, comedida y jugosa en contenido. Nos trajo lagrimas a los ojos a cada uno de los jurados por compartir parte de su historia de vida en la comarca y sus esperanzas de un mundo mejor para su gente.

Desde ese momento, me dije, algún día tengo que ir y ver con mis propios ojos de donde viene este muchacho que es un verdadero campeón, un guerrero, un gladiador de vida. Y como siempre te digo que los sueños, si uno no los pierde de vista se hacen realidad, este fin de semana Guna Yala fue mi destino.

Santiago esta en Cuba, y no esta en la comarca, pero en su escuela el aula que se construyo como premio por su victoria lleva su nombre y allí estuvimos compartiendo e inspirando a otros jovenes para que este año se esfuercen en dar lo mejor de si y apuesten con fuerza por su futuro.

En Guna Yala pernoctamos en el Yandup Island Lodge, un resort ecologista en una isla pequeña, tan pequeña que solo alcanza a tener 10 cabañas rústicas, algunas sobre el mar, otras en tierra frente al mar, que justo miran a Playón Chico, donde reside una comunidad de alrededor de dos mil habitantes de la comarca Guna. Todo esto en medio de una naturaleza llena de color, vida, viento, mar y una paz a prueba de todo tipo de estrés mundano.

Allí no había menú para escoger que comer, tal como sucede en estas comunidades donde la comida del día es lo que se logre pescar. Allí no tenía televisión, ni señal fuerte de celular, ni twitter ni internet a no ser en pequeños puntos de las comunidades donde un área de WiFi es el encuentro de pocos con algún aparato electrónico. Allí no tenía aire acondicionado, pero si la brisa espontánea del océano. Allí no se usa despertador porque la luz del sol y el canto de los pájaros eran el perfecto sonido para despertar. Allí los pensamientos fluían, sin necesidad de forzar la inspiración. En tres días grabé 3 reflexiones inspiracionales en voz para un CD “Calando Sueños” que pronto les compartiré. Hicimos decenas de entrevistas de radio, TV que ademas serán reseñadas en mi próximo segundo libro a publicarse en 2014 y que enlaza conceptos de espiritualidad con destinos exóticos del mundo.

Lo más importante, en Guna Yala, hicimos amigos de esos que desde el momento de conocerlos sabemos estarán en nuestras vidas para siempre. Mis guías Judy Meana desde Panama, gran amiga y profesional de los medios, Eligio, Alcibiades y Nadili Alvarado, la familia Guna que nos organizó todo el itinerario hecho a la perfección bajo la supervisión de la gran Edith Bravo de Cable and Wireless Panama.

Viniendo de una gran ciudad estadounidense, metropolitana y caótica como lo es Miami, llegar a Guna Yala fue justo como llegar a un Spa de Vida Real, no uno artificial donde te recostruyen la paz y la armonía. Aquí existe, es real, intagible y casi palpable, así es la manera en que esta cultura convive entre su gente y aún mejor con la madre naturaleza; en paz.

Gracias a los Guna, reafirmé que el desarrollo es desarrollo siempre y cuando no nos empobrezca tal y como uno de sus líderes me dijo. En estas islas que visité no hay autos, en muchas de ellas no hay electricidad 24 horas, solo paneles solares y un generador de luz comunitario para 4 horas en la noche. Algunos ya tienen televisión satelital, como el profesor Leoncio en Narganá que me llevó a su bohío para mostrarme desde donde me ve a través de CNN.

Lo que sobra en Guna Yala: buenos modales, niños y adultos que dicen “hola” cuando se te cruzan en el camino, regalando “buenos días” a cada paso. Lo que sobra: pureza de alma, respeto por sus ancestros, sus muertos y sus mujeres y ancianos. Lo que sobra: sonrisas en medio de las carencias que un occidental puede extrañar.

En Playón Chico, los niños juegan al fútbol con una pelota casi desinflada en una cancha con charcos de fango y porterías improvisadas a orillas de una pequeña pista de aterrizaje en donde un único vuelo llega cada día. Son cientos los que se ven disfrutando del juego, sin zapatos, sin uniformes pero felices de compartir a través del deporte rey.

Hay mucho por aprender de los que más simple viven, de esos que sin tener demasiadas posesiones materiales valoran que la felicidad es vivir en armonía con la naturaleza, respetarla y disfrutar de sus bondades. Como en toda comunidad donde la tecnología va llegando, en Guna Yala ya se nota la diferencia entre generaciones más tradicionalistas y las nuevas mucho más permeadas de la cultura occidental. Lo interesante es que jóvenes como Nadili o Many, el médico de Playón Chico, han visto mundo, estudiado en otras partes del orbe incluyendo Europa y escogen regresar a su tierra para servir a su comunidad.

Queda mucho más que contarte de este viaje, de esta experiencia trascendental de vida pero lo haré en el CD de reflexiones, en una edición de mis crónicas de viaje en video CALA MUNDOS y a través del libro “CALA CONTIGO: Un buen hijo de P” en 2014.

Por lo pronto… Gracias Guna Yala por recordarme que en la vida lo esencial está en lo simple, que los valores humanos no son negociables y que ser fieles a quienes somos es la satisfacción máxima de nuestra existencia.

Gracias Cable and Wireless por hacerme parte del Concurso Nacional de Oratoria Panamá desde 2011, este año estoy seguro será otro gran exitazo.

Gracias Panamá por ser puerta y camino entre las Américas, por abrirte al mundo y sus culturas, por respetar las diferencias de tu gente, por dar abrigo a los que de fuera llegan buscando crecer y prosperar. Sé que queda mucho por hacer en el tema de la distribución de la riqueza, pero estoy convencido que la sociedad y el gobierno panameños podrán de la mano seguir haciendo de este pequeño gran país un ejemplo de desarrollo con humanidad, tal como los Kunas (Gunas) me hablaron de lo que el desarrollo para ellos significa.

Mi compromiso con los Gunas es regresar y convertir a Guna Yala en sede permanente de una experiencia única en un retiro espiritual y de crecimiento personal y liderazgo al cuál convocaré a todos los que quieran vivir conmigo la experiencia Guna. “CALA en cuerpo y alma” desde Guna Yala en 2014. Además desde ya tengo como misión ser un promotor de esta comunidad ante fundaciones y organizaciones internacionales que puedan hacer la diferencia para esta gente extraordinaria.

Desde el avión a pocos minutos de aterrizar en Miami… solo te digo Hasta Pronto Panamá, regreso este viernes 21 de Junio, en 4 días para dictar la conferencia “COMO CONQUISTAR CON TU PALABRA” en el Congreso Internacional organizado por Soluciones Gerenciales en el Hotel El Panamá a las 3 de la tarde. Allí nos vemos.

Dios es amor