¿Qué? ¿El descanso? Así es, leíste bien. Piensa en varias de las personas que has conocido que consideras exitosas. No solamente en su vida profesional o en los negocios, pero también en su vida personal. Aquella que en su profesión brilla, pero que en su vida familiar brilla aún más porque goza de salud y energía para disfrutar de su hogar. En mi experiencia, toda persona exitosa que vive una vida plena ha aprendido que un elemento importante de la fórmula del éxito es el descanso.

El diccionario de la Real Academia Española define la palabra descansar como: “Quietud, reposo o pausa en el trabajo o fatiga”. ¿Cuántos de nosotros podemos admitir que hacemos un esfuerzo consciente de descansar? Te aseguro que si comparamos calendarios, la mayoría tenemos escritos nuestros proyectos laborales y las fechas límites. Nuestras citas en el doctor, nuestros compromisos familiares, y hasta las deudas que tenemos que pagar y las fechas de vencimiento. Sin embargo, no muchos tenemos tiempo “asignado” para solamente descansar.

¿Por qué no incluimos el descanso en nuestros calendarios? Me atrevo a decir que es porque en las sociedades industriales en las que vivimos, el trabajo que podamos producir toma primera plana. Así como la sociedad nos impulsa a hacer más, es nuestra responsabilidad asegurarnos de descansar. Nuestras mentes y nuestros cuerpos requieren del descanso para asegurarnos de gozar de una buena salud.

Descansar nos energiza, para poder dar lo mejor de nosotros al mundo. Los atletas entienden este concepto muy bien. Mientras que más intensa su rutina de ejercicios, más existe la necesidad que descansen y así lo hacen para recuperar la energía que necesitan para dar un mejor rendimiento.

Si eres una persona emprendedora, tal vez el pensamiento pasa por tu mente: “no tengo el tiempo para descansar”. Te recuerdo que si no encuentras el tiempo para hacerlo, eventualmente tu salud te cobrará la factura y te obligará a descansar. Existen cientos de estudios que reflejan que no descansar y vivir en una condición constante de fatiga, solamente lleva a diferentes enfermedades que rebajan la calidad de nuestras vidas.

Plan de acción: ¿Qué paso tomarás esta semana para asegurarte de incluir el descanso en tu vida? Yo ya escribí esta cita en mi calendario. Este domingo, mi mente, mi cuerpo y mi espíritu gozarán de un buen merecido descanso.

*La opinión de los columnistas no coincide necesariamente con la de Ismael Cala.