Doctor
Soy un ser humano como todos, con defectos y virtudes, que aprende cada día a ser mejor , que ama la paz, adora la risa y valora mucho la amistad. Soy amor, pasión y alegría. Amante de la vida, de mi familia y mis amigos. Estoy eternamente agradecido de mis dos tesoros más preciados, mis hijos Alan y Lina.

Me considero un hombre muy privilegiado pues hago exactamente lo que me fascina, ayudar y aliviar el dolor a los demás. He aprendido «que lo importante en la vida no es hacer lo que uno quiere, sino querer lo que uno hace». Desde muy niño mi juego preferido era jugar a los médicos, tuve la dicha de convertirme desde muy jóven en uno de verdad. Cuando estoy frente a un paciente jamás me siento trabajando. Al contrario, me siento espiritualmente lleno, pues estoy entregando todo lo que he aprendido a través de los años para aliviar dolencias. Ver la sonrisa de la persona afligida me apremia con la satisfacción más genuina y auténtica.

Agradecido por abrir los ojos cada mañana , levantarme y sentir la vida, ver el mar infinito, un cielo azul y un sol caliente que nos abraza. Mi filosofía de vida es vivirla intensamente , amar y perdonar.

Artículos por Eddie