¿Cuándo fue la última vez que pasaste un día sin mirar las redes sociales? Posiblemente, no recuerdes ese día. Es una buena señal para darnos cuenta de lo ‘enganchados’ que estamos a los dispositivos electrónicos.

 Mark Talk, fundador de Digital Detoxing, ha explicado a la BBC que es complicado encontrar descanso digital en un mundo tan digitalizado como el actual. Es más, Talk subraya que es necesario al menos tres días para comenzar la cura de la adicción digital. «La reacción inicial es el horror de tener lejos el teléfono o efectos como la ‘vibración fantasma’ en el bolsillo, que les hace pensar que el aparato está sonando, aunque no esté ahí».

Nos hemos convertido en adictos a las pantallas y la realidad virtual a través de ella. En el camino hacia el bienestar, existen gestos diarios que nos ayudarían a conectar con el mundo. Por ejemplo, evitar vivir ensordecidos por los auriculares en nuestros oídos o caminar descalzos por la hierba o la arena de la playa.