La noticia fue una de las más comentadas el día en que el iracundo marido descubrió a su mujer sexteando con 7 hombres diferentes y como castigo la obligó a caminar desnuda por las calles de Nueva York

¿Qué es el sexteo?

El sexting es la práctica de enviar mensajes, fotos o videos de claro contenido sexual por el teléfono celular. En los Estados Unidos, el sexteo se ha convertido en una práctica regular en los colegios públicos entre los menores de edad que compiten por ganar la atención de posibles parejas, práctica que ellos asumen como un juego pero que deja terribles secuelas en su psiquis y en la forma como se relacionan con el sexo opuesto.

Las investigadoras Emily Stasko y Pamela Geller de la Universidad de Drexel, -quienes presentaron los resultados de su estudio a la Convención Anual de la American Psychological Association en el 2015-, encuestaron a 870 participantes de los EEUU entre los 18 y los 82 años de edad. El 88% de los participantes afirmó haber recibido sextextos y el 86% confesó haberlos enviado.

La investigación confirmó que este tipo de intercambio de textos, fotografías y videos eróticos pone en peligro la mayor parte de relaciones amorosas. Y que conduce al Cibersexo, que es el remedo del juego sexual delante de una cámara web, en Skype, Face Time o cualquier chat room.

Lo más común es que quienes se entretienen con este tipo de encuentro virtual se hayan conocido online, aunque también se dan casos en que se conocieron en el trabajo u otros ambientes o fueron inclusive amantes en el pasado y se reencontraron en las redes sociales.

¿Equivale el sexteo a un affair?

El primer elemento constitutivo de un affair es el secreto. Y quien se envía sextextos con otra persona, los oculta de su actual pareja. Curiosamente, cuando la pareja descubre este intercambio de mensajes, fotos y videos, se siente tan traicionada como si su cónyuge hubiera tenido un encuentro sexual físico.

Esto sucede al descubrir las conversaciones íntimas y las confidencias que su pareja tenía con esa otra persona. Y además le produce un fuerte shock constatar el tipo de fotos o videos que se enviaban.

¿Cómo detener el sexteo?

Compartir los passwords del celular y las redes sociales con la pareja oficial es un mecanismo que suele ayudar pero que no ataca la causa de fondo del problema.

Cuando el infiel desea cambiar, tanto él como su cónyuge deben estar atentos a los síntomas de stress en la relación que fueron los que motivaron el sexteo: ira, indiferencia, apatía, ansiedad, aburrimiento. Luego hay que encontrar vías alternativas para descargar esas emociones y recuperar el equilibrio.

¿Se puede sanar una relación después de descubrir el sexteo?

La víctima puede decidir, por múltiples razones, brindar otra oportunidad a su pareja. La recomendación fundamental es que asistan a terapia psicosexual para restaurar la confianza y para prevenir la reincidencia de quien cometió la falta.

Generalmente, el sexteo se da en personas que ven pornografía y que piensan con mucha frecuencia en sexo, por lo que la terapia psicosexual es de vital importancia para cambiar los patrones de pensamiento y conducta.

Vencer al sexteo compulsivo y reconstruir la confianza puede demorar largo tiempo, pero si se someten a terapia y se apoyan el uno al otro, la pareja puede salir bien librada de esa pesadilla y reconstruir la relación.

* Cortesía de Cecilia Alegría, La Doctora Amor. La opinión de los columnistas no coincide necesariamente con la de Ismael Cala.