Una de las grandes recomendaciones de los maestros a sus alumnos es que duerman especialmente bien cuando tengan un examen al día siguiente. Durante las fases nocturnas nuestro cerebro se mantiene activo almacenando y fijando los conocimientos aprendidos durante el día.

Los científicos llevan años tratando de descubrir cómo influir en este proceso. Ahora, un equipo de la Universidad de Carolina del Norte ha conseguido intervenir en la memoria motora, la que afecta a las habilidades motrices.

Durante el estudio, los investigadores pidieron a los 16 participantes que realizaran diferentes ejercicios de memoria asociativa y motora antes de dormir. Después aplicaron una estimulación eléctrica transcraneal durante el sueño. Al día siguiente se realizó con un placebo. Finalmente, ha podido comprobar que los ejercicios motores, tras la primera noche, fueron mejores.

Aprovecha también para fortalecer tus conocimientos diarios durmiendo al menos 8 horas, evitando dispositivos que te distraigan de un sueño efectivo y tratando de dejar tus preocupaciones en un diario.