Desde el año pasado tomé la decisión de emprender nuevamente. Movido por una fuerza interna de cambiar las cosas y saber que tengo el poder de interactuar con muchos actores de nuestro entorno político, económico y social. En este corto recorrido he aprendido muchísimo. Quizás más que mis 18 años de experiencia gerencial en grandes empresas panameñas. Este artículo es muy importante para tu organización y para ti como profesional, porqué la inteligencia artificial tomará tu puesto sino te reinventas.

Peter Drucker, el padre la administración moderna, definió la innovación como: “La función específica del emprendedurismo, y el medio por el cual el emprendedor crea nuevos recursos para la producción de riqueza. Los emprendedores exitosos no esperan a que las ideas innovadoras los golpeen como un rayo, ellos salen a buscar las oportunidades de innovación”.

El término emprendedor viene del español emprender, que proviene del latín in, en, y prendére, coger o tomar. Está palabra está estrechamente relacionada con el vocablo francés entrepreneur, que apareció a principios del siglo XVI por los aventureros que viajaban al Nuevo Mundo en búsqueda de oportunidades de vida, sin saber con certeza qué esperar.

A principios del siglo XVIII, los franceses extendieron el significado a los constructores y arquitectos de puentes y caminos. En sentido económico fue definida por primera vez por el escritor francés Richard Cantillón en 1755 como el proceso de enfrentar la incertidumbre. Y así se fue utilizando el término para identificar a quien comenzaba una empresa y fue ligado más que nada a empresarios innovadores.

Más de 2.000 ejecutivos, empresarios y emprendedores que han pasado por mis conferencias en los últimos meses han enfatizado la importancia de este mensaje: el mundo de los negocios en que vivimos cambió. No importa todo lo que hayas aprendido o hecho anteriormente por tu marca; existe una nueva dinámica comercial de conectar a las personas, máquinas y procesos en esta nueva economía 4.0 y hay mucha inteligencia artificial desarrollándose y aprendiendo de nosotros para tomar nuestros puestos de trabajo. Tenemos, como líderes, la obligación y el deber de trasmitir este mensaje rápido a nuestros colaboradores, juntas directivas, accionistas y proveedores para iniciar un plan de acción y ejecutar medidas inmediatas, para evitar quedar fuera de la película, abrazar la tecnología e interactuar con ella en esta nueva economía 4.0.

Ellos me dicen: “Orlando tenemos que volver a ser emprendedores y a innovar como nunca antes para conectar con los clientes y mantener el patrimonio de la empresa”. ¡Claro! Eso exactamente hicieron muchos de los fundadores de sus empresas, y eso es lo que están haciendo muchos emprendedores que están disruptando sus mercados y conectando con los nuevos consumidores millennials y los de todas las generaciones que usan teléfonos inteligentes, aplicaciones móviles y están en constante movimiento.

*La opinión de los columnistas no coincide necesariamente con la de Ismael Cala.