POR ISMAEL CALA

Termina nuestro segundo encuentro inspiracional “En Cuerpo y Alma” en Sivory Punta Cana, República Dominicana, y nos quedamos con la sensación de abundancia, plenitud y pertenencia a una misma familia unida por su aspiración de ser mejores seres humanos. Más de 110 personas de 15 países viajaron desde lejanos destinos como Suecia, España, Bolivia, Paraguay, Argentina. Otros llegaron desde Colombia, Venezuela, Uruguay, Panamá, Estados Unidos y, por supuesto, una amplia representación del país anfitrión, ese paraíso tropical que es Republica Dominicana.

El propósito lo comparto contigo en esta columna: sacar tiempo de nuestra rutina para evaluar a la distancia nuestra vida, nuestro futuro, nuestro propósito de ser y existir. El beneficio de “sacar tiempo al tiempo”, para invertirlo en nuestro crecimiento, es enorme. Una de las razones que más se usan como excusas para no alcanzar la excelencia, es “no tengo tiempo”. Hay muchas más. En cinco días en nuestro seminario, repasamos y nos preguntamos sobre lo más esencial de la vida de un ser humano, todo con el objetivo de crear, desde ya para 2015, el mejor año de nuestras vidas hasta el momento.

En el evento comenzamos preguntándonos: ¿Quién soy? Y en efecto, cada respuesta estuvo relacionada con la edad, no solo biológica, sino con la edad o inteligencia emocional de cada uno de los que se atrevieron a hacerse la pregunta. Estuve feliz de escuchar respuestas de jóvenes de 17 y 18 años, otros en sus 30 y hasta personas que rebasan los 70. Esa es la pregunta que nos hace ir más allá del nombre, los títulos, los hobbies y nuestros seres queridos, para sumergirnos en qué sentimos y quiénes somos cuando nadie nos ve, cuando bajamos la guardia para que los demás no nos hagan daño.

Luego, para poner en orden nuestras ideas, nos preguntamos: ¿por qué estoy aquí? Esa pregunta te da un propósito de vida, te sirve de norte, de brújula. También cambia en respuestas en los estadios diversos de la evolución espiritual de un ser humano. Fuimos, antes de preocuparnos en metas concretas para 2015, a identificar las emociones más recurrentes que sentimos, y cuáles de ellas son tóxicas, venenosas. Hay que empezar a monitorearlas para reprogramarlas con su par antagónico. Por ejemplo: si lo que más sentimos es envidia, tenemos que vacunarnos con su mejor antídoto: la gratitud.

Confrontamos nuestros miedos, como tú lo puedes hacer, escribiendo en una hoja de papel a qué le temes y de dónde crees nace el temor. Luego, qué puedes hacer para enfrentar ese miedo, que de alguna manera te limita y a algunos esclaviza.

Para pensar en un 2015 con resultados espectaculares y superiores, tenemos que quizás romper algunos paradigmas o patrones que nos han inmovilizado en rutinas vencidas o ineficientes. De ahí que pensar fuera de la caja es la única manera de estimular nuestra creatividad. La meditación nos ayuda, y por eso la tenemos de forma gratuita desde el 17 de noviembre junto al maestro Deepak Chopra con el reto de 21 días de meditación. Inscríbete ya, si no lo has hecho aún, en www.choprameditacion.com/cala. Déjate guiar en esta maravillosa oportunidad, para juntos crear abundancia para nuestras vidas desde el lugar donde brota el potencial ilimitado de todos los seres humanos.

Quemamos los miedos, como nos gusta marcar en rituales a los seres humanos. Nos escribimos una carta dirigida a nuestra dirección postal que recibiremos a mediados de enero, como recordatorio de lo que nos hemos prometido para 2015.

Te sugiero pongas en práctica ese hábito. No dejes tus pensamientos sueltos en esa nube que es la memoria. Usa tu palabra como testamento de cambio, llevándola al lenguaje escrito.

Por último, te recuerdo que tu actitud determina tu altitud de vuelo en la vida. ¿Qué tan alto quieres volar? Respóndete y piensa que toma tanta energía soñar en pequeño como soñar en grande. No dejes que tus propias grandes ideas te asusten. Aprende a escucharte con auténtico gozo en lo que tu zona de genialidad te susurra.

Comienza desde ya a serenar tu mente para terminar 2014 en gratitud y generosidad. Ama a la diosa del conocimiento, mímala y será la diosa de la abundancia quien te persiga por siempre. Eres parte del universo, eres un éxito, eres una fuente eterna de milagros.

Hasta el próximo “En Cuerpo y Alma”, en noviembre 2015 en Punta Cana, República Dominicana. Pronto te compartiremos la serie documental de todo lo que allí vivimos. Para participar en nuestros eventos, subscríbete a nuestro newsletter: https://ismaelcala.com/suscribete