Muchas veces expresamos una imagen negativa de nosotros mismos porque no sabemos comunicarnos en forma efectiva con los demás. La comunicación es vital para la supervivencia y las relaciones.

Cambiar la imagen de uno mismo puede resultar difícil porque muchas veces los demás nos confirman lo que pensamos de nosotros mismos en forma negativa. Debemos estar atentos a nuestras emociones tóxicas y tratar de encontrar la causa de lo que nos provoca sufrimiento.

Lo que debemos modificar y nunca hacer es:

• Hablar negativamente de uno mismo. Muchas veces hablamos mal de nosotros para buscar aprobación y eso provoca una imagen negativa.

• Criticar a los demás.

• Sentirte culpable sin motivos.

• No dar o aceptar cumplidos.

• No solicitar lo que deseas en forma clara o porque piensas que no lo mereces.

• La incapacidad para dar o recibir afecto.

• Compararte con otros en forma negativa o positiva.

• Si cometes alguna tontería, eso no te hace una mala persona. Sencillamente cometiste un error. Puedes cambiarlo.

Aquello que nos puede ayudar es:

• Aceptar cumplidos. Siempre di «gracias» o emplea palabras que expresen gratitud, la gratitud siempre es bienvenida.

• Lee libros que te ofrezcan técnicas de autoayuda.

• Reconoce lo bello de los demás y exprésalo como un cumplido.

• Cuida tu cuerpo. Te sentirás mejor si haces una dieta balanceada y si haces algún deporte o yoga.

• Siempre trata de ser un ejemplo. Trata a la gente como deseas que te traten a ti.

• Rodéate de gente positiva que valore tu persona.

• No permitas que la gente te trate mal con motivos o sin ellos.

• Visualiza mentalmente cómo te gustaría ser y siempre en forma presente.

 

* Este artículo se publica por cortesía de Mabel Iam. La opinión de los columnistas no coincide necesariamente con la de Ismael Cala.