Por Daniel Leira, de @Smartappsla

Ya lo sé. Tienes un proyecto, una idea o una empresa y crees que tu mayor reto será conseguir una página bonita y cool que se parezca a ti. Lamento explotar tu burbuja de la felicidad, pero no será así. El mayor reto será que las personas quieran consumirte en digital y que no sea el mundo digital el que te consuma a ti.

Muchas personas creen que el ideal es tener la web tal cual como se la imaginan en su mente (que tenga redes sociales en 3D, que diga el signo y además tenga lectores de rayos láseres). Pero una página es como tener una mascota. De hecho, es como tener un mamut, que está en constante riesgo y en peligro de extinguirse para siempre. Y es que mientras sacas tu site, miles de personas están haciendo lo mismo en todo el mundo. Entonces, la clave será pensar no solo tenerla lista, sino cómo mantenerla viva en una selva tan hostil como es internet.

En este primer post daré unos tips básicos para garantizar que sea más probable que las personas se tomen la molestia de pasar más de cuatro segundos en tu nuevo espacio:

1) Piensa en un nombre corto y sencillo de recordar. Nadie querrá entrar en una web que se llame www.lapaginasmassuperincreibledelfuturodeperezfernandes.com o www.claxforwhf2000.com

2) Tienes que confiar en el diseño de desarrolladores con criterio y buen gusto. De nada sirve que quieras que ese cuadrito equis del menú esté un poquitín más arriba y gire en un movimiento 180, mientras se hace grande y le caen los colores, y que las ventanas hagan una forma de escalera celestial. La experiencia de navegación tiene que ser intuitiva y equilibrada. El mejor diseño es el que se puede ver desde cualquier pantalla.

3) Información concisa. Es una realidad, nadie tiene tiempo de sentarse a leer textos muy largos. Principalmente porque cuando uno está en la web, tiene abiertas otras páginas, redes sociales, el programa de bajar música y al mismo tiempo el teléfono al lado. ¡Vamos al punto!

4) Organiza todo el material que te interesa que se vea. Tener el contenido listo no solo es redactar misión, visión y quién eres. Las personas somos seres visuales. Y las mejores webs atrapan más por las fotografías, piezas diseñadas, infografías y videos. Ese será el elemento diferenciador.

5) Evita la retórica. Si comienzas escribir los textos como si redactaras de nuevo El Quijote, jamás te van a encontrar los buscadores. En internet, Google colocará en primer lugar a «Esta web hace y vende dulces» y dejará en el olvido a «Esta compañía nace con la profunda convicción de generar soluciones a las necesidades de dulces de nuestros clientes». O peor: «Somos un mundo de felicidad y color y este espacio mágico de inspiración, crea desde los sueños, manjares dulcificados».

Lo más importante es saber lo que quieres conseguir con la web. Buscar qué otras páginas han logrado ese objetivo que persigues, para establecer referencias y sobre todo ir de la mano, con tu equipo de desarrollo, para sobrevivir al mundo salvaje y caníbal del internet.

 

@dleirando

* Cortesía de @Smartappsla, creadores de soluciones digitales de alto impacto. La opinión de los columnistas no coincide necesariamente con la de Ismael Cala.