POR ISMAEL CALA
María Antonieta Collins es una de esas mujeres que han impactado positivamente la vida de sus semejantes. Periodista, escritora, columnista y reinventora por excelencia es, sin dudas, una Dama de Hierro.

Tu más reciente título —»¿Muerta?… ¡pero de la risa!»— se debe a una anécdota profesional nada agradable. ¿Qué fue lo que pasó?

Me fui de una cadena a otra, y cuando intenté regresar, me dijeron que no, que yo estaba muerta, que era historia y que no se mencionara más mi nombre. Lo que fue un momento espantoso en mi vida, lo transformé en lo que ha sido una gran reinvención. No permití que alguien decretara mi muerte laboral. Soy una mujer fuerte. Y no es que yo haya querido serlo, es que he tenido que ser fuerte, he tenido que aprender de los golpes, que la levantada es la que vale la pena, no la noqueada que te tumbó al piso…

Descarga gratis la revista Cala 3.0 y lee el artículo completo

Descargar para iPadDescargar para iPhonepcplay

entrevistas_dispositivos