Es normal perder unos cien cabellos de la cabeza por día. Aunque muchos hombres y mujeres manifiestan gran preocupación ante este hecho, deben saber que es normal.

Se estima que el 30% de la población mundial sufre de algún tipo de alopecia y que el 95% de los casos están relacionados con factores hormonales y genéticos. Otras causas pueden ser carencias nutricionales, tratamientos capilares agresivos, algunos fármacos y el estrés.

Lociones para el cabello, gotas milagrosas, preparados con cayena, zábila, pastillas, hierbas y pare de contar, son algunas de las recomendaciones más populares. Sin embargo, lo que el paciente busca es una técnica que logre resultados óptimos y rápidos, ya que la alopecia, sobre todo en las mujeres, puede ir más allá de lo estético y derivar en graves problemas psicológicos, baja autoestima e inseguridad.

Uno de los tratamientos novedosos que ofrece la medicina antienvejecimiento es la reingeniería de tejidos con factores de crecimiento autólogos, derivados del Plasma Rico en Plaquetas (PRP). Esta técnica consiste en la utilización del plasma del paciente, que se inyecta en el cuero cabelludo para estimular la restauración celular regenerando el folículo piloso y contribuyendo a un aumento del grosor del pelo. En muchos casos se logra la aparición de nuevo cabello.

Antes de someterse a este tratamiento, debe realizarse una evaluación médica que puede incluir exámenes especiales para descartar alguna enfermedad que pudiera estar ocasionando la caída del cabello.

Los resultados habitualmente son excelentes cuando la alopecia es parcial y difusa. Se observa una detención de la caída del cabello al mes de la primera sesión. En el 60% de los pacientes suele aparecer pelo nuevo, luego del luego de la segunda sesión de tratamiento.

La aplicación del PRP consta de cuatro fases:

1.- Se obtiene la muestra sanguínea del paciente

2.- La sangre es sometida a la centrifugación para separar el plasma

3.- Al plasma se le añaden minerales que activan las plaquetas para que liberen los factores de crecimiento

4.- Se aplica mediante infiltraciones intradérmicas en las zonas afectadas

Lo recomendado es una aplicación mensual por tres meses consecutivos. Cada sesión dura una hora. Se sugiere evitar bañarse en piscinas hasta siete días después del tratamiento. El PRP no está indicado para pacientes con cáncer e infecciones activas. Su mayor y único riesgo es someterse al tratamiento en manos de personal no capacitado.

@KlaraSenior

* Cortesía de la Dra. Klara Senior. La opinión de los columnistas no coincide necesariamente con la de Ismael Cala.