A pesar de que muchas personas recurren hoy día a tratamientos estéticos mínimamente invasivos o no invasivos, todavía mucha gente me pregunta: Doctora, ¿qué es la medicina estética?

Para mí, la medicina estética es “la medicina general” de los problemas estéticos y del envejecimiento, un gran paso en la lucha por mejorar la salud y la autoestima, no solo de personas que sufren de dolencias o alteraciones estéticas corporales, sino de quienes consideran el aspecto físico un ingrediente importante de su identidad.

Cuidar la imagen personal resulta trascendental en nuestro tiempo. Todo aquello relacionado con el aspecto físico ha cobrado una importancia especialmente emocional para la salud, en el sentido holístico de la palabra, entendiendo por  salud el completo estado de bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de enfermedad, tal como lo ha establecido la Organización Mundial de la Salud.

Definitivamente, hoy la medicina estética se ha convertido en una medicina preventiva, donde salud y aspecto físico van de la mano. Psicológicamente hablando, el físico es un atributo esencial en la elaboración de nuestra identidad.

Y es que la representación mental de uno mismo necesita ser apoyada por la imagen que proyectamos. En definitiva, unos se valoran más como personas porque se ven atractivos, y otros se ven más atractivos porque se valoran más como personas.

Ahora bien, no es sano que la autoafirmación personal gire alrededor de la belleza física. La obsesión por alcanzar un cuerpo perfecto e inmutable, por definición inalcanzable. Es una fuente segura de desencanto que puede amenazar el equilibrio psicológico y llevar al paciente, en muchos casos, a caer en manos inescrupulosas, prometedoras de tratamientos milagrosos que pueden significar la muerte.

Lograr reconstruir la armonía del rostro, corregir surcos y arrugas, mejorar la calidad de la piel, tratar el acné y evitar sus secuelas, perder peso de forma saludable, combatir la celulitis, las várices y las estrías, recuperar el volumen y la firmeza corporal, corregir el exceso de pelo corporal o la pérdida del mismo, son algunas de las principales preocupaciones de los pacientes.

La estética tiene el mejor objetivo que se puede desear en medicina: ayudar a cada uno a sentirse a gusto dentro de su propia piel, con su propio cuerpo, con su propia persona, para realizarse plenamente en su vida personal, familiar y social.

@KlaraSenior

 

* Cortesía de Klara Senior. La opinión de los columnistas no coincide necesariamente con la de Ismael Cala.