De acuerdo con una publicación de la revista norteamericana “Psychiatry Research”, los beneficios de la meditación incluyen una mejor capacidad de atención y un adecuado manejo del dolor. Además, permite superar adicciones, bajar la presión y combatir el estrés y la ansiedad.

Durante una investigación, especialistas del Departamento de Psiquiatría del Centro Médico de la Universidad de Georgetown, comprobaron que los pacientes que participaron en las clases de meditación, redujeron significativamente el estrés. Mientras, en aquellos que no lo hicieron, el resultado del tratamiento fue más lento y menos efectivo.

Meditar no solo enriquece la salud física y mental. También proporciona paz espiritual, permite la comunicación con nuestro “yo” interno y, por supuesto, conocernos mejor como seres humanos.

Sus bondades físicas, mentales y espirituales hace de la meditación una práctica ineludible para quienes se disponen a transitar con éxito la senda de la vida.