Muchas mujeres piensan que la celulitis es un problema externo y así intentan eliminarlo… Un gran error, porque la realidad es que esta odiosa apariencia es la acumulación de agua y grasa debajo de las capas de la piel, debido en gran parte a la mala alimentación.

Muchas empresas y marcas de belleza han sacado cremas y tratamientos para combatir la celulitis, pero la mayoría tiene muy pocos resultados. Como les he dicho antes, el ejercicio es esencial para combatir la piel de naranja. Por eso me di a la tarea de buscar un nuevo método fácil y rápido de hacerlos y despedirte por siempre de esa odiosa piel marcada: el foam rolling.

¿En qué consiste? El foam rolling o auto-liberación miofacial ha pasado de ser una técnica misteriosa utilizada sólo por atletas profesionales, entrenadores y terapeutas a una práctica familiar y rutinaria para las personas en todos los niveles de aptitud y condición física.

Este se ha convertido en una de las técnicas más populares por sus enormes beneficios (si se hace bien) y por ser muy económica, ya que basta con un foam roller o rodillo de espuma, para hacerla.

Este auto masaje se realiza aplicando presión a puntos específicos de tu cuerpo que son capaces de ayudar en la recuperación de los músculos para que estos vuelvan a su función normal. La función normal es cuando tus músculos están elásticos, sanos y listos para trabajar en cualquier momento.

¿Cómo se hace el foam rolling? Estos automasajes se realizan con un rollo de espuma mientras se ejerce presión sobre este con el propio peso del cuerpo. Para que lo entiendas, hay que dejar que el cuerpo ruede sobre el accesorio. Se recomienda realizarlo máximo 3 minutos, mantener la postura de 30 a 60 segundos y luego descansar. Siempre sin llegar a sentir dolor y aplicando presión de forma progresiva.

¿Por qué deberías probarlo? El foam rolling cada vez se incorpora más a las rutinas de entrenamiento, concretamente a la parte de calentamiento para activar la musculatura; mejorar la apariencia de la piel y estiramiento para volver a la calma y evitar dolor y lesiones.

¿Dónde puedes conseguir un rodillo de espuma?

Seguramente lo puedes encontrar en almacenes de grandes superficies o tiendas de deporte, pero si no es así, también puedes ordenarlo por internet. Puedes escoger uno liso o con rugosidades para poder aplicar distintas presiones.

¿Qué ejercicios puedo realizar con el rodillo de espuma?

Lo ideal es que te asesores con un experto para que te guíe en la mejor forma de usar el rodillo de espuma, pero también puedes realizar algunos ejercicios básicos de recuperación como los que te voy a explicar a continuación. Deberás rodar de 5 a 10 veces en el rodillo en cada posición.

Pantorrillas

Siéntate en el piso con las piernas estiradas y las manos en el piso detrás ti soportando tu peso. Coloca el rodillo de espuma debajo de tus pantorrillas. Lentamente rueda a lo largo de la parte posterior de tus piernas hacia arriba y hacia abajo desde las rodillas hasta los tobillos.

Tendones de las rodillas

Siéntate con tu pierna derecha sobre el rodillo de espuma. Dobla la rodilla izquierda, cruza el tobillo izquierdo sobre el tobillo derecho y pon las manos en el suelo detrás de ti. Rueda hacia arriba y hacia abajo desde tu rodilla hasta justo debajo de tu nalga derecha. Luego cambia de pierna.

Quadriceps

Acuéstate boca abajo en el suelo y coloca el rodillo de espuma debajo de tus caderas. Inclínate en tu pierna derecha y rueda hacia arriba y hacia abajo desde la cadera hasta la rodilla. Cambia de pierna.

Espalda

Siéntate en el piso con el rodillo de espuma en la parte inferior de la espalda, apoyando las manos detrás de ti para el equilibrio. Aprieta tus abdominales y dobla lentamente las rodillas para mover el rodillo por la espalda, justo debajo de los omóplatos.

Muslos Exteriores

Acuéstate de lado con el rodillo de espuma debajo de la cadera derecha. Apóyate en tus abdominales y glúteos para el equilibrio y rueda lentamente desde la cadera hasta la rodilla. Cambia al otro lado y repite.

Hombros y lados

Acuéstate sobre tu espalda con el rodillo de espuma detrás de los hombros. Encaja tus dedos sueltos detrás de tu cabeza e inclina tu parte superior hacia atrás en el rodillo de espuma. Apóyate en tus músculos abdominales y glúteos para obtener estabilidad, y presiona lentamente el rodillo en el lado izquierdo, levantando el hombro derecho. Rueda desde las axilas hasta el fondo de la caja torácica. Vuelve al centro y cambia de lado.

Glúteos

Siéntate sobre el rodillo de espuma, cruza tu pierna derecha sobre la rodilla izquierda e inclínate hacia la cadera derecha, poniendo tu peso sobre tus manos para apoyo. Lentamente rueda un glúteo sobre el rodillo. Cambia de lados.

Para endurecer abdominales

Tumbada boca arriba, con los brazos apoyados en el suelo, el rodillo a lo largo de tu espalda como si fuera tu columna vertebral, y la cabeza y el coxis bien apoyados. Eleva las piernas con las rodillas flexionadas 90º. Intenta aguantar un minuto en esta posición.

Para tonificar glúteos

Tumbada boca arriba, con los brazos apoyados en los costados, las piernas flexionadas y los pies apoyados justo encima del rodillo. Eleva la cadera evitando que el rodillo se desplace. Haz 3 series de 15 repeticiones.

Para fortalecer espalda, brazos, glúteos y abdominales

De pie, con los brazos extendidos y cogiendo el rodillo por cada extremo. Realiza una sentadilla a la vez que elevas el rodillo hacia el techo. Haz 3 series de 15 repeticiones.

Pero, si quieres 3 rutinas efectivas para tener un abdomen plano, te invito a descargar mis 3 Rutinas Infalibles Para un Abdomen Plano totalmente gratis.

Ahora sí, ¿qué opinas del foam Rolling? ¿Le darías una oportunidad? Déjame tu comentario y no olvides compartir este artículo con tus amigas y seres queridos. ¡Hasta la próxima!

*La opinión de los columnistas no coincide necesariamente con la de Ismael Cala.