La historia mitológica alemana relata que existen ninfas en los diferentes ecosistemas acuíferos del mundo. Las ninfas teutonas son mujeres con parte de pez, pero sin cola. De tal manera que pueden desplazarse por agua y tierra sin problema. Cuenta la leyenda que estos seres mitológicos eran inmortales hasta que se convertían en madres, dando a luz como personas mortales.

En la mitología germánica existió la ninfa Ondina, una bella criatura que, tras enamorarse de un caballero, perdió su condición de inmortal cuando tuvo un hijo. También su belleza. Un día descubrió a su marido con otra mujer. Ondina le maldijo prometiendo que, cuando quedara dormido, dejaría de respirar y moriría. La maldición se cumplió.

Además de ser una historia mitológica, la maldición de Ondina se desarrolla en la actualidad como una enfermedad rara. La hipoventilación central primaria se genera por una mutación del cromosoma 4. De tal forma que el reflejo automático que nos ayuda a recordar respirar, no funciona correctamente. Se trata de una enfermedad que puede manifestarse en cualquier momento. Gracias a la investigación, existen aparatos de ventilación pulmonar que evitan las consecuencias mortales de este trastorno.