Al iniciar un nuevo año hay algo en lo que nos debemos centrar y es en aprender y darnos cuenta que tanto nuestra vida personal como la profesional deben estar centradas en el mayor propósito que podamos crear para nosotros mismos. Al entenderlo, no solo logramos encontrar el rumbo que debemos tomar sino que podemos influir en un mayor número de personas. Lo mismo sucede en nuestras empresas, lo que ha llevado a que desde el punto de vista gerencial hoy día no solo se hable de temas como la misión y la visión, sino que cada vez más un mayor número de empresas logran definir su propósito corporativo, ese ideal inalcanzable.

Te puedes preguntar entonces, ¿cuál es la VISIÓN de tu PROPÓSITO en la vida? ¿Cómo afecta a los que te rodean? ¿Eres alguien que quiere y puede cambiar al MUNDO? Y si hablamos de las empresas, ¿cómo beneficia lo que hace tu empresa a la sociedad en general? Son preguntas a las que iniciando este nuevo 2017 debemos darle respuesta para que podamos definir el plan de acción que nos permita alcanzar las metas trazadas.

Y es así como debemos comenzar a entender la verdadera definición de un propósito, el cual es una declaración del por qué existes o la razón de ser de tu organización. Un propósito bien escrito y definido crea energía, promueve la eficiencia, genera sinergia y nos permite tener una visión mucho más compartida con la cual nuestros empleados y colaboradores estén más comprometidos. Y vemos que al energizar a todas las partes involucradas en lo que queremos alcanzar, nos centramos en algo más grande que uno mismo o que nuestra propia empresa. Sabemos que en toda estrategia (y este mes de enero es propicio para finalizar la estrategia de este nuevo año que está comenzando) debe incluir metas y planes enmarcados dentro de los valores y principios que hemos definido y que ayudan a crear y mantener la misión y la visión que hemos desarrollado.

“Cuando te rodeas de personas que comparten el mismo compromiso apasionado alrededor de un propósito común, cualquier cosa es posible”

Howard Schultz

Nuestra visión es la declaración de lo que nos gustaría ser, mientras que la misión nos permite entender cómo lograremos nuestra visión. ¿Cómo las personas y empresas exitosas, entonces, crean el Propósito que tienen hoy? Al darnos cuenta que estos elementos son parte integral de nuestra estrategia, comprendemos que todos podemos jugar un papel vital y positivo en la vida de las personas que nos rodean, de las empresas en donde trabajamos y de nuestra sociedad. Comienza hoy mismo definiendo tu propósito y visión y da el primer paso para tener un gran año este nuevo 2017.

* Cortesía de Luis Vicente García La opinión de los columnistas no coincide necesariamente con la de Ismael Cala.2