Hace algunos días, toqué el tema del autoestima en mi programa de radio y me sorprendió la cantidad de llamadas que recibí de gente con baja autoestima. Jóvenes, señoras y señores me platicaban lo mal que se sentían, no se sentían merecedores de una vida mejor.

Hoy quiero compartir contigo algunas técnicas para elevar tu autoestima:

  1. Convierte lo negativo en positivo. Nunca pierdas las ganas de pensar en positivo. Modifica las frases negativas en positivas. Por ejemplo, en lugar de decir: “no soy suficientemente bueno”, di “haré mi mejor esfuerzo”.
  2. No generalizar. La mente tiende a generalizar. Por alguien que te diga que no te quiere, creemos que ya nadie nos quiere. Por alguien que pone en tela de duda tu eficiencia en tu trabajo, tendemos a generalizar que todos piensen lo mismo. Es bueno aceptar que podemos haber tenido fallos en ciertos aspectos, pero esto no quiere decir que en general y en todos los aspectos de nuestra vida seamos desastrosos.
  3. Centrarnos en lo positivo. Es la prueba de fuego en relación a la autoestima y la actitud positiva. Encontrar dentro de lo malo, algo bueno.
  4. Hacernos conscientes de los logros o éxitos. Una forma de mejorar nuestra imagen relacionada con ese “observar lo bueno” consiste en hacernos conscientes de los logros o éxitos que tuvimos en el pasado e intentar tener nuevos éxitos en el futuro. En otras palabras, hacer un recuento periódico de aciertos y bendiciones.
  5. No compararse. Todas las personas somos diferentes. Aunque nos veamos “peores” que otros en algunas cuestiones, seguramente seremos “mejores” en otras. Las comparaciones generalmente son odiosas o insoportables, sobre todo cuando se trata de cuidar nuestra autoestima.
  6. Aceptar los halagos. Si hacer las cosas bien representó un verdadero esfuerzo, acepta el halago. Acepta las muestras de afecto que por naturaleza tienes derecho a recibir.
  7. Esforzarnos para mejorar. Una buena forma de mejorar la autoestima, es tratar de superar en aquellos aspectos de nosotros mismos con los que no estemos satisfechos, cambiar esos aspectos que deseamos mejorar.

Ánimo, hasta la próxima.

*La opinión de los columnistas no coincide necesariamente con la de Ismael Cala.