3.419 millones de personas tienen acceso a internet en el mundo, una cifra que aumenta con el paso de los años. No es extraño entonces que los expertos hayan querido conocer qué sucede dentro de nuestro cerebro cuando navegamos por internet.

Mary Aiken es conocida por ser la mujer que inspiró la serie televisiva “CSI Cyber”. En su libro “The Cyber Effect”, asegura que “muchos no se dan cuenta. Están sentados en el sofá de su casa y cuando están online nada cambia. En su mente no se fueron a ningún lugar, pero las condiciones son diferentes a las de la vida real. Por eso nuestros instintos nos fallan en el ciberespacio”.

El portal bbc.com ha recopilado algunas de las principales consecuencias que han descubierto diferentes psicólogos.

  1. Nos desinhibimos de tal forma que no nos comportamos como lo haríamos en el mundo real
  2. Buscamos el estado de anonimato ideal
  3. No tenemos contacto visual, nos conectamos a través de las palabras ‘clickeadas’.
  4. Existe una distorsión del tiempo. No somos conscientes de las horas que dedicamos a las redes sociales.
  5. Creemos que todo es un juego con personajes imaginarios y espacios irreales. Lo que se llamaría imaginación disociativa.

Entonces, ¿somos responsables de nuestro tiempo en internet? Recuerda que la vida real está fuera de la pantalla.