Tenemos a nuestra disposición la máquina más poderosa que existe en el universo. Nuestro cerebro posee un potencial ilimitado de aptitudes y capacidades que podemos desarrollar. Tenemos la opción de colmarlo de posibilidades, metas y sueños, o de dudas, miedos irracionales y falsas creencias acerca de nuestro verdadero potencial.

Estas tres libras de materia gris que contienen 100 billones de neuronas, capaces de guardar más de 10 trillones de bites de información, pueden ser nuestro mejor aliado o nuestro peor enemigo. Nos proveen un poder extraordinario o sabotean nuestro éxito, dependiendo de si aceptamos o no la responsabilidad de cuidarlo y fortalecerlo de la misma manera que lo hacemos con nuestro cuerpo. Es claro que cuando se dejan de ejercitar los músculos, estos comienzan a atrofiarse y a perder su flexibilidad y su fuerza. De igual manera, la mente se atrofia y se endurece si no es ejercitada frecuentemente. Lo importante es identificar diversas actividades que estimulen el desarrollo de nuestro intelecto.

Es curioso, pero cuando hablamos de autosuperación, no pensamos que nos estemos refiriendo a aprender a utilizar talentos, capacidades y potencial que ya existían dentro de cada uno de nosotros. Pero es así, cuando crecemos intelectualmente y logramos autosuperarnos, no estamos adquiriendo algo que antes no poseíamos. Lo que en verdad está sucediendo, es que estamos empezando a usar el potencial que ya se encontraba en nuestro interior y que hasta entonces reposaba en nuestra mente sin ser utilizado.

En mi libro Arquitectura del Éxito escribo que un hábito tan sencillo como la lectura es fundamental no solo para autosuperarnos sino para lograr nuestros sueños y metas. De hecho, los grandes triunfadores han sido, en su gran mayoría, grandes lectores. Piénsalo, el leer una hora diaria significa leer un libro entero en dos semanas, o veinticinco libros al año; libros que te pueden ayudar a mejorar en tu profesión, a aprender nuevas destrezas o a expandir tu potencial. Recuerda que en este momento posiblemente ganas el máximo con lo que ahora sabes. Si quieres ganar más debes estar dispuesto a aprender más.
GQI-CamiloCruz

* Cortesía de Camilo Cruz La opinión de los columnistas no coincide necesariamente con la de Ismael Cala.