Por SAÚL CATAGUA

Sencillamente cuando decides que quieres entender cómo funciona lo que estás usando, cuando un día te levantas y descubres que todo lo que te rodea es tecnología construida por alguien más, cuando te enteras de que no puedes soltar el mando de una consola hasta terminar el nivel, cuando comienzas a cambiarle toda la configuración a tu teléfono para aprovechar al máximos los recursos que trae, sin duda es cuando te comienzas a cuestionar si no podrías hacer algo similar o mejor.

Ser programador combina una serie de cualidades que muchos no conocen, descubres, por así decirlo, el poder de construir una solución tangible para un problema, sin importar tu edad o sexo. La programación no es un misterio por el cual debes ir a un templo con un grupo de sabios, para que te enseñen cómo echar líneas de código. Al contrario, es lo mas accesible del mundo y te puede cambiar la vida.

Sin importar cuál sea tu objetivo para cumplirlo, el mundo te provee de muchas herramientas. Si preguntaras cuántos lenguajes de programación existen, nadie te daría una respuesta exacta, porque se siguen creando más para adaptarse a los objetivos de cada cuál o a los de muchos. Es allí donde nacen las comunidades de desarrolladores, que hoy sustentan gran parte de los lenguajes más robustos y usados. Así que es hora de ver que tu PC no es solo para usar programas de ofimática, sino una herramienta de construcción e innovación.

Algunos no conocen tampoco los beneficios de la programación que, sin duda, no solo son monetarios:

  • Permite desarrollar el pensamiento abstracto;
  • Favorece el desarrollo del pensamiento algorítmico;
  • Pone en marcha procesos creativos que pueden ser realizados a través de grupos de trabajo (aprendizaje cooperativo);
  • Aglutina la utilización de diferentes “inteligencias” en proyectos compartidos: lingüística, matemática, artística, espacial, musical, interpersonal e intrapersonal.

La próxima vez, si te preguntan qué quieres ser, puedes decir: un programador.

* Este artículo se publica por cortesía de @Smartappsla, creadores de soluciones digitales de alto impacto.La opinión de los columnistas no coincide necesariamente con la de Ismael Cala.