Hace unas semanas estuvo de visita en Guatemala una gran amiga que hacía 20 años no venía. Ella vive en Canadá. Se imaginarán la alegría que tenía yo después de diez años sin verla.

Al segundo día, la llamé para saber cómo estaba y al despedir la conversación telefónica me dijo: «Tuti, disfruta del sol». Me pareció linda su despedida y le dije lo mismo, pero ella insistió: «No, Tuti, tú lo dices sin decirlo en serio. Yo te lo digo porque ahora, que he vuelto, lo estoy disfrutando mucho: aquí el sol ¡calienta de verdad! y muy pocos de ustedes son conscientes de eso; lo tienen todos los días y no saben lo dichosos que son. Así que te pido que seas consciente y te des la oportunidad de sentir el calor del sol y disfrutarlo. ¡Disfruta el sol!».

En el gran evento «Mujeres 360°», la primera en intervenir contó que sufrió un terrible asalto, donde recibió ocho impactos de bala. Algunos destruyeron y afectaron ambos brazos (lo que le impidió por varios meses poder usarlos). ahora que ha recuperado gran parte de su movilidad, cada día toma agua con sus manos y, al echársela en la cara, agradece y se emociona al ser consciente de que es capaz de realizar este simple acto: «Lavarme la cara ahora es un júbilo y un regalo para mí», decía Migdalia. Ella ahora disfruta el sol, como diría mi amiga.

¿Qué damos por sentado? ¿Qué se nos ha olvidado ver y apreciar? ¿Qué milagros y regalos hemos dejado de disfrutar y agradecer?

«Nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde», dicen por ahí. Yo diría también: «Muchos de nosotros hemos perdido muchas cosas aun teniéndolas».

Pero podemos reencontrarnos con nuestros regalos si, como niños, nos damos la tarea de hacer consciencia de lo mucho que tenemos. Y no tenemos que esperar a que la vida las «retire» para recodar que existen y entonces extrañarlas. No. Hoy, ahora, en este instante, empecemos a recuperar todo lo que tenemos, que siempre es mucho.

¿Y cómo lo recuperamos? ¡Agradeciéndolo! ¡A disfrutar del sol, amigos!

GQI-TutiFurlan

* Este artículo se publica por cortesía de Iniciativa T. La opinión de los columnistas no coincide necesariamente con la de Ismael Cala.