La revista “Forbes” lo recomienda con total certeza: “La venganza no es buena ni en los negocios ni en la vida”.

La prestigiosa publicación afirma que, cuando te sientes engañado, lo primero que sientes es ira. Pero mucho cuidado con tales emociones. “Sólo hay dos resultados lógicos de la venganza. O bien provoca una mala situación, o se recupera de manera inesperada y dañina”.

“A pesar de que te hagan daño, serás juzgado por tu respuesta. La reputación y las características en las que has trabajado duro a lo largo de los años serán borradas en un instante si demuestras ser mezquino, insensible y vengativo”, añade la revista.

La venganza, como el rencor, es una pesada mochila a la que debemos renunciar. Perdonar a los demás y seguir adelante nuestro camino es el mayor favor que podemos hacernos nosotros mismos. ¡Suelta la pesada mochila y avanza!