El Dr. Bach, creador del sistema “Flores de Bach” decía: “Todo el verdadero conocimiento viene solo de nuestro interior, en silenciosa comunicación con nuestra propia Alma. Las doctrinas y la civilización nos han robado el Silencio, nos han robado el conocimiento de que sabemos todo dentro de nosotros mismos.

Hemos sido inducidos a creer que debemos ser enseñados por otros, y nuestros propios seres espirituales se han visto sumergidos. La bellota, llevada a cientos de millas de su árbol madre, sabe sin instrucciones como ser un perfecto roble…..La serpiente deposita sus huevos en la arena, y continúa su jornada; e incluso dentro de la bellota, y en las huevas y huevos está todo el conocimiento necesario para que los jóvenes se hagan tan perfectos como sus padres….Necesitamos tanto volver al conocimiento de que dentro de nosotros reside toda la verdad. Recuerden que no necesitamos buscar consejos ni enseñanzas que no partan del interior….”

Sabemos o sentimos que todo el poder está dentro de nosotros, como la bellota del árbol que luego de ser llevada lejos de la planta madre y sin que nadie le dé instrucciones sabe como transformarse en un bello roble.

Ahora, surge el interrogante. ¿Cómo accedemos a eso? A ese conocimiento impreso en nuestras células que nos permite transformarnos en seres humanos perfectos y saludables sin que nadie desde fuera nos indique que hacer para lograrlo!

En estos tiempos que corren es esencial sentir bienestar a nivel emocional para que nuestro sistema inmunológico no se deprima y genere enfermedades. ¿Pero en verdad…podemos evitar las enfermedades? ¿Podemos vivir en armonía y salud perfectas? Llegaremos a lograr completa felicidad y plenitud en nuestras vidas?

Pues, sí! Si ponemos el Alma al servicio de la personalidad, el cuerpo no enfermará, las emociones estarán armónicas y la mente en calma. Y ¿cómo hacemos eso?

La meditación suele ser una gran aliada pues nos conecta con nuestro silencio interior, fuente de toda creación y sanación. Una vez allí podemos preguntarnos todo lo que necesitemos saber, la respuesta se presentará ante nuestros ojos, oiremos una palabra, tendremos una sensación, algo que nos muestre ese camino para regresar al equilibrio. Una señal, un llamado de atención…

El camino correcto a seguir, siempre que tenemos un interrogante y si somos muy mentales, es aquel que nos produce alegría y fluye con facilidad. Cada vez que tenemos que elegir entre más de una opción solo se trata de ver cuál nos provoca más alegría, cuál se nos da fácilmente, el alma nos pone las cosas de ese modo. Esa es su manera de mostrarle a la personalidad (mente) que es lo que tiene que hacer para generarnos bienestar.

Nuestra sabiduría interior se hace presente cuando estamos atentos y dispuestos a seguir las señales con todo el amor del que seamos capaces de sentir, y eso, nos lleva indefectiblemente a la plenitud.

Finalmente, les dejo este mensaje sagrado, del cual desconozco su autor:

“Cuando escuchas el mensaje, todo fluye.
No fuerces la unión entre las personas, pueden sin querer cerrar las rutas.
Tu perfecta pareja, está cerca de ti.
A través de esa persona podrás multiplicarte.
No necesitas tener dudas de ninguna clase.
Cuando no me registras, lo único que consigues es demorar tu felicidad.
No sigas las indicaciones de tu mente.
Sígueme, yo soy tu corazón.
Puede ser tan fácil… es muy fácil.
Confía en mí.
Ese es tu derecho de nacimiento.
Cuando te resistes, frenas tu entendimiento y la oportunidad de comprender mi plan para ti.
Mi plan para ti, es que realices y culmines todo lo que anhelas.
No necesitas sentirte prisionero de tus acciones del pasado.
Está viviendo el Nuevo día.
Ya amanece.
Ya Eres Divino.
Escucha las campanas de tu corazón.
Ya Estoy en ti.
Ya Nace de mí!“

Tu Voz Interior.

GQI-VivianaBergman

* Cortesía de Viviana Bergmann, La opinión de los columnistas no coincide necesariamente con la de Ismael Cala.