Los beneficios para la salud del aceite de coco son visibles en el cuidado del cabello y la piel. Pero, además, su combinación única de ácidos grasos de cadena media puede producir inmensos beneficios.

Ayuda a bajar de peso: El aceite de coco puede acelerar tu metabolismo haciéndote perder más grasa. Sus triglicéridos de cadena media pueden incrementar el gasto energético del organismo cuando lo comparamos con la misma cantidad de calorías procedentes de los ácidos grasos de cadena larga. Un estudio reciente descubrió que ingerir entre 15 y 30 gramos diarios de triglicéridos de cadena media puede acelerar nuestro metabolismo hasta en un 5%, o lo que es lo mismo, unas 120 kcal para la mayor parte de las personas.

El aceite de coco puede hacerte perder grasa, especialmente la de la zona abdominal. Esta grasa, también conocida como visceral, es la más peligrosa y se asocia comúnmente con muchas enfermedades del mundo occidental. Se han realizado estudios en personas con obesidad abdominal a las que se agregó a su dieta 30 ml de aceite de coco al día. Estos pacientes redujeron su índice de masa corporal, como perímetro abdominal, en solo 12 semanas.

Ayuda contra las bacterias: El ácido laúrico presente en el aceite de coco puede matar bacterias, virus y hongos, ayudando a eliminar infecciones. El ácido laúrico supone casi el 50% del total de los ácidos grasos presentes en el coco. Cuando es digerido enzimáticamente, se forma un monoglicérido llamado monolaurina. Tanto el ácido laúrico como la monolaurina pueden matar patógenos.

Prevención de infartos, arterioesclerosis e hipertensión: Mejora el nivel de colesterol en sangre. En un estudio realizado con 40 mujeres, el aceite de coco redujo el colesterol total y el LDL (colesterol malo), al tiempo que elevó el HDL (colesterol bueno) cuando se le comparó con la ingesta de aceite de soja.

Contra el Alzheimer: Los ácidos grasos presentes en el aceite de coco pueden incrementar la función cerebral de los pacientes con Alzheimer. En un estudio llevado a cabo en 2006, el consumo de triglicéridos de cadena media en estas personas, con enfermedad moderada, produjo una inmediata mejoría en su función cerebral.

GQI-EddieArmas

* Cortesía del Dr. Eddie Armas. La opinión de los columnistas no coincide necesariamente con la de Ismael Cala.