Haga al menos 30 minutos de ejercicio diario. No es ningún secreto; tener un estilo de vida saludable a base de una buena dieta (sana y variada) unido al ejercicio físico diario controlado, ayudan a mejorar la calidad de vida y aumenta la esperanza de vida. Estos son los dos pilares fundamentales para gozar de una buena salud durante  mucho tiempo, junto al descanso y a otra serie de factores como evitar el estrés laboral, familiar, etc.

Hay un gran número de estudios realizados enfocados a encontrar la dosis “óptima” de ejercicio que asegure una reducción de la mortalidad.

Aunque pueda parecer sorprendente, después de realizar distintos estudios hasta el momento, se ha podido demostrar que al menos 15 minutos de actividad diaria o promedio de ejercicio cardiovascular de intensidad moderada, redujeron un 14% el riesgo de todas las causas de mortalidad con respecto al grupo de control que no realizaba ninguna actividad física.

Hacer ejercicio es lo más adecuados para poder mantener una vida saludable y además  lograr el objetivo que se han propuesto. Dar caminatas es una actividad muy recomendada para empezar una actividad física si hace mucho que están inactivos. Sin embargo ésta no es la única alternativa de ejercicio aeróbico, también pueden ser reemplazadas por la bicicleta, ya sea fija o de paseo, la natación o la gimnasia aeróbica.

Toda la actividad debe comprometer un traslado, para que de esta forma se pueda fortalecer los huesos, en especial los huesos de la cadera, porque luego de los cuarenta años, se ve incrementada la hipotonía muscular. Por medio de un ejercicio saludable se podrá sostener un tono muscular óptimo, una práctica que logre combinar los ejercicios aeróbicos con otros de tonificación muscular tales como las cargas de pesas livianas o moderadas.

Será fundamental empezar de manera gradual, para luego ir incrementando el ritmo, a medida que se logre un mayor entrenamiento. Es normal en muchos casos que las mujeres empiecen de golpe haciendo los ejercicios y además sobre exigiéndose con rutinas de alta intensidad y con un elevado impacto, pero de esta forma se perjudicarán las articulaciones y provocarán dolores y lesiones en los músculos.

* Cortesía del Dr. Eddie Armas. La opinión de los columnistas no coincide necesariamente con la de Ismael Cala.