Los padres son las figuras referentes de sus hijos. Son los responsables de favorecer su educación y garantizar unos valores de responsabilidad y abundancia.

Sin embargo, las preocupaciones por los pequeños de la casa pueden provocar en las figuras paternales una sobre-educación.

Un estudio de la Universidad de Pittsburg ha seguido el progreso de casi 1.500 estudiantes durante su adolescencia. Los resultados subrayan que los menores educados bajo una paternidad con gritos y amenazas tienen tendencia al abandono escolar o bajas calificaciones escolares.

Los padres tienen que encontrar ese nivel de empatía con sus hijos para lograr una educación equilibrada, al mismo tiempo que de apoyo y liderazgo.