Cada vez que me preguntan por el significado de la palabra elegancia, mi respuesta es la misma: es un término que utilizamos mucho, pero que no entendemos. Para mí, es la combinación perfecta entre saber llevar una prenda y poder transmitir nuestra personalidad a través de ella. Ser elegante tiene que ver con el vestir, pero también con la manera de caminar, desenvolverse, hablar, llevar accesorios, maquillarse, peinarse. Elementos que definen la personalidad y estilo de la mujer de hoy.

Ser elegante es un todo que nos envuelve y nos encanta como el aroma de un buen perfume. Que nos invita a conocer la personalidad y esencia de quien nuestros ojos perciben en un instante determinado.

Como diseñador y fotógrafo, conozco en profundidad a la mujer y al hombre. Son generaciones que se han inmortalizado a través de mi fotografía, a los que vestí y aconsejé en momentos transcendentes de la vida: su boda, alfombras rojas o celebraciones especiales.

Uno de mis dogmas siempre ha sido pensar que menos es más y que la simplicidad radica precisamente en no ser títeres de la moda, si no adoptar la tendencia que mejor nos va de acuerdo a nuestra constitución física y personalidad. Conozco mujeres muy elegantes que entienden el sentido de simplicidad e identificación con lo que visten.

Siempre me gusta asesorar a mis amigas y celebridades que el maquillaje, el peinado, los zapatos, las carteras y los accesorios deben estar en armonía con ese traje que llevan. Los colores tienen que resaltar la vivacidad que caracteriza a la mujer latina y que se ha convertido en una tendencia a seguir por mujeres alrededor del planeta, de un eterno verano, donde las estaciones no son marcadas.

Otra pregunta que me hacen frecuentemente es qué no debe faltar para lograr un buen look y qué deben descartar. Uno de los mejores accesorios que no deben faltar en un closet de una mujer es un espejo de cuerpo completo que te permita conocer y entender las proporciones de tu cuerpo para poder elegir la pieza ideal y resaltar de esa manera tus mejores atributos. Un vestido de seda, en un tono sólido: negro, rojo o marfil, que envuelven la silueta de forma maravillosa y enamoran con su sencilla elegancia. Tampoco se puede obviar una buena cartera, un par de zapatos a tono, accesorios delicados y un maquillaje adecuado con la hora y el lugar.

Recomiendo usar colores neutrales en el maquillaje, tonos que les otorguen sombra y luz. Por eso he creado una línea de maquillaje mineral, destinada para potencializar al máximo la belleza de la mujer de hoy. Sin olvidar los múltiples beneficios que le aportan a la piel por su composición y materiales destinados a evitar el foto envejecimiento, los radicales libres, y factores no-comedogénico que empañan la belleza de una piel sana y con aspecto juvenil.

Muchas mujeres siguen las imposiciones de la industria de la moda, marcas y tendencias, en lugar de liderar la búsqueda de un estilo único e irrepetible.

Hoy en día existen muchas mujeres que identifican y adoptan el concepto de la elegancia y la belleza mezclado con algo infalible como lo es la personalidad, esos tres componentes en comunión perfecta son un arma que crean un estilo único e imperecedero a través de el tiempo y los vaivenes de la llamada moda.

*La opinión de los columnistas no coincide necesariamente con la de Ismael Cala.