Ser vulnerables para sanar

Es evidente que, si tratamos de endurecernos para evitar el dolor, la decepción, los supuestos fracasos o el conflictivo binomio ridículo-vergüenza, el resultado será la parálisis total.