Fluir y aceptar sin conformarse

La invitación es a mantener el equilibrio entre fluir (sin perder el foco del criterio propio) y escuchar nuestra voz interior (intuición). Esta, como hemos dicho anteriormente, tiene mucha más sabiduría de la que le atribuimos.