Cómo decir “no”, sin sentirte culpable

Seamos sinceros: a todos nos cuesta decir no. Muy probablemente tenga que ver con haber crecido en una región del mundo que valora las relaciones humanas sobre todo lo demás. Desde chicos nos han enseñado a ayudar a otros, y a hacer favores siempre que esté a nuestro alcance. Decir no es complicado porque nos hace sentir poco colaboradores y porque tememos que dañe nu.....






Ver más