¿Estamos preparados para vivir los duelos?

Pasar por un duelo es reconocer nuestra vulnerabilidad ante el vacío generado en nuestra alma, pero muchas veces buscamos llenarlo con cuestiones que no siempre nos hacen bien.