¿Ira o indignación?

Jamás he aceptado la violencia como vía de resolución de conflictos, ni siquiera en la Cuba en que viví, caracterizada por graves carencias y ausencia de muchas libertades.