Hoy en día existen muchas técnicas maravillosas de sanación para nuestra alma y la de los que nos rodean. Todos somos la suma total de los pensamientos, sentimientos, emociones, palabras, hechos y acciones del pasado que han quedado programadas en nuestra mente.

Nuestra vida es el resultado de la energía creadora de cosas extraordinarias cuando nos enfocamos en el amor. Pero también se pueden crear cosas o situaciones desastrosas cuando nos enfocamos en lo negativo.

El mundo entero está en un momento de transformación, lo cual es producto de la energía creadora del mundo interno que sale del núcleo de cada persona. Cada uno vive en el ambiente creado por sí mismo: las tristezas, las enfermedades, los recuerdos llenos de dolor, las angustias, o sea todo aquello que perturba el alma es lo que ha quedado almacenado en nuestro subconsciente lo cual se activa y vuelve a nacer con un simple recuerdo.

En nuestro interior existen tantas cosas que no nos permiten vivir en paz y que nos impiden avanzar hacia una vida plena de amor. Las personas guardan las cosas que les están haciendo tanto daño pero muchas veces no saben cómo sacar todo aquello. Por ejemplo, algo que hiciste por lo cual te sientes tan culpable, cuando estas guardando una gran mentira que te está matando, cuando algo no te gusta, cuando sufres por humillaciones, cuando te afecta lo que otros están pasando, cuando sientes mucho miedo y soledad, y muchas otras cosas que atacan tu propia vida con creaciones negativas y tormentosas.

Cuando tomamos responsabilidad de sanar nuestra vida estamos sanando la vida de los demás en conexión con el universo. Y ahora que el mundo está necesitando sanación es momento preciso para liberar toda la tensión interna que guardamos a través de años por los problemas que nos han dañado.

Con amor se sana al mundo entero, las flores crecen con más color, los ríos fluyen con alegría y los órganos internos del cuerpo funcionan con la armonía de la vida en cada estación.

El ho’oponopono es una técnica descubierta por el Dr. Ihaleakala Hew Len, psicólogo de Hawaii, quien menciona que necesitamos limpiar nuestra vida interna para lograr el equilibrio mental y emocional.

Sin necesidad de tener presente a la persona que quieras pedirle perdón o la situación que te hizo sentir muy mal, con solo decir: “lo siento, perdóname, te amo, gracias”, mentalmente e individualmente cada palabra cuando estés viviendo un momento especial que lo requiera, desde el fondo de tu corazón y en congruencia necesaria de lo que estás diciendo, empezaras a sanar tu alma y a lograr la apertura de la conexión con el universo y la sangre de tu cuerpo empezara a fluir con la armonía del amor empezando a sanar al mismo tiempo toda clase de enfermedad por la que estés pasando. En este crucial momento de liberación empezaras a recibir la calidad de vida que tanto necesitas llena de amor, alegría, salud, abundancia y prosperidad.

GQI-DraDianaD

* Cortesía de Diana Dizdarevic. La opinión de los columnistas no coincide necesariamente con la de Ismael Cala.