Los avances tecnológicos nos abruman y la mayor parte de las veces sobrepasan nuestras expectativas, sueños y fantasías. Un nuevo sistema sensorial móvil desarrollado por el equipo de USC Dornsife y USC Viterbi podría permitirle a las parejas anticipar el estado emocional del ser amado y adaptar su conducta a la coyuntura con el fin de prevenir conflictos.

Imagínese que su pareja entra a la casa tirando la puerta sonoramente. ¿Qué pasó? ¿Está molesta por algo que usted hizo? ¿Qué le parecería si antes de que esto sucediera usted tuviera conocimiento del estado anímico de su otra mitad gracias a un mensaje de texto automático informándole que él o ella tuvo un mal día en el trabajo?

Ahora imagínese que es usted el que tuvo el mal día en la oficina. La última cosa que necesita es una pelea al llegar a casa porque su pareja también soportó una jornada cargada de tensiones. ¿Qué tal si un dispositivo tecnológico pudiera anunciarle un conflicto en ciernes e invitarlo a realizar una meditación corta para restaurar su paz y equilibrio mental antes de llegar a su hogar?

Los investigadores de la USC Viterbi School of Engineering y el USC Dornsife College of Arts, Letters and Sciences, respaldados por la National Science Foundation, creen que en un futuro cercano la tecnología podrá ser empleada para prevenir posibles confilctos en parejas y aminorar su impacto.

Con el objeto de detectar el inminente conflicto, los investigadores desarrollaron algoritmos que recopilaban data de varias fuentes tales como los dispositivos que las parejas llevaban puestos, sus celulares y las bio-señales o señales psicológicas que ellas emitían. La data recolectada incluía la temperatura corporal, la actividad cardíaca, la sudoración, la intensidad vocal de los mensajes orales, etc. El estudio comprobó que el algoritmo tenía un 86% de exactitud en su habilidad de detectar los inminentes conflictos (los que fueron reportados luego por los participantes).

Este dispositivo resulta revolucionario dado que es la primera vez que la tecnología se emplea para prevenir conductas disfuncionales en las relaciones humanas. En breve tendremos a la informática al servicio de la vida conyugal con posibles efectos benéficos para la salud mental y física de quienes usen tales dispositivos.

Desde hace mucho sabemos que un factor de riesgo para la salud es la presencia de relaciones negativas o la ausencia de relaciones positivas en la vida cotidiana. Las personas que gozan de relaciones humanas positivas tienen niveles de estrés inferiores. A mayor cantidad de relaciones de calidad, mayores posibilidades de tener una mejor salud. Entonces, ¿se animaría usted a usar un reloj que le dijera: ¡Cuidado! ¡Tu relación entra a la zona de peligro! ?

* Cortesía de Cecilia Alegría, La Doctora Amor. La opinión de los columnistas no coincide necesariamente con la de Ismael Cala.