Hace 66 millones de años, un asteroide de 15 kilómetros de ancho, impactó contra la tierra. Esta catástrofe provocó un grave aumento de azufre en la atmósfera, lo que creó el invierno en todo el planeta.

Un documental de la BBC asegura que si el asteroide hubiera impactado contra otro lugar que no fuera el Golfo de México, viviríamos en una tierra muy diferente a la que conocemos. El biólogo Ben Garrod asegura en el documental: “aquí es donde llegamos a la gran ironía de la historia: porque al final no fue el tamaño del asteroide, la escala de la explosión, ni su alcance global. Lo que hizo que los dinosaurios se extinguieran fue el lugar donde ocurrió el impacto”.

Cómo, cuándo y dónde. A veces un leve cambio en uno de estos aspectos puede cambiar toda una vida.