Nos encontramos en un punto de la historia de la humanidad donde los seres humanos nos sentimos vacíos, estamos inmersos en el día a día sin un rumbo claro, cumpliendo una rutina que consideramos absurda y que no le concede un sentido a la vida. Estamos sumidos en una vida, de la cual somos parte fundamental, pero ausentes de ella.

«Vivir con pasión» se ha convertido en una frase retórica que resuena como un imposible, como una meta inalcanzable que solo unos privilegiados son capaces de lograr. Y nos repetimos cientos de veces que solo algunos, y no nosotros, tienen la suerte de conjugar lo que aman con lo que hacen y son afortunados por sentir pasión por la vida.

La pasión es lo que nos enciende, el motor interno que nos motiva a ser mejores cada día. La pasión es un fuego que nos impide abandonar los sueños, por más difícil que se torne el camino. Nos lleva a dominar la voluntad y a crear la disciplina necesaria para lograr lo que queremos.

Ahora, no todos sentimos esa pasión naturalmente. Entonces debemos enfocarnos en descubrirla, sacarla a flote para que nuestro día a día se vuelva una aventura. Aquí unos life hacks para que empieces a encontrar el fuego que te mueve:

-Conócete a ti mismo. Para conocer lo que nos mueve y nos motiva, meditar y enciende ese fuego.

-Pregúntate todos los días hasta que logres contestarte: Si hoy fuera el último día de mi vida, ¿qué me encantaría hacer?

-Prueba algo nuevo en lo que desarrolles tu creatividad. Empieza a dibujar, practica un nuevo deporte o busca un nuevo hobbie que active ese lado de las ideas y la pasión.

-Todos los días haz algo que te lleve a concretar lo que te apasiona. Quizás hoy mismo no podemos dejar el trabajo del cual dependemos económicamente, pero lo que sí podemos hacer es enfocarnos en lograr, a mediano o largo plazo, lo que nos apasiona. Haz algo hoy que contribuya en hacer mañana lo que amas.

-Disciplina tus acciones. Para conseguir lo que quieres debes ser perseverante y plantearte un plan de acción. Establece tu meta y diseña tu plan para lograrla.

Recuerda que la vida es una aventura y somos los únicos responsables de hacerla inolvidable. No te rindas a la habitualidad y a la rutina. Encuentra lo que amas.

* Este artículo se publica por cortesía de @estefylifehacks. La opinión de los columnistas no coincide necesariamente con la de Ismael Cala.